Menu Big Bang! News
Actualidad crimen y polémica

La trágica historia del preso barilochense que se fugó durante el Día de la Madre

Sandro Bonefoi fue recapturado esta madrugada. Es el padre de Diego, uno de los tres jóvenes asesinados en la brutal represión policial del 17 de junio de 2010.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Sandro Fabian Bonefoi vive en el 169 Viviendas, uno de los barrios más pobres del Alto, a su vez la zona más postergada de la ciudad andina.

En Bariloche es conocido por dos motivos: tiene un historial de conflictos con la ley y es el padre de Diego, el chico de 15 años asesinado el 17 de junio de 2010 junto a Nicolás Carrasco (16) y Sergio Cárdenas (29), durante la represión de una protesta social.

Los Bonefoi y el recuerdo de Diego.

Esta vez llegó a los medios por haberse fugado en una moto, durante una salida permitida por el juez, el último Día de la Madre. Lo había hecho por la puerta trasera de su casa, a pesar de estar bajo custodia.

Un vecino polémico en Bariloche.

Este sábado a la madrugada fue recapturado en la esquina de Diagonal Gutiérrez y Castex. Estaba solo. Cuando vio a los policías, saltó del vehículo y salió corriendo, pero lograron detenerlo. 

Bonefoi, otra vez en prisión.

Bonefoi -cumple una condena de cuatro años por robo calificado- había dejado el penal por primera vez, con una autorización de Martín Arroyo.

El juez  Arroyo.

El juez explicó que lo hizo para que "el interno pueda reforzar sus lazos familiares", en un gesto que buscaba “su reinserción social, objetivo constitucional de las penas privativas de libertad".

el reclamo de justicia

Este 17 de junio, cuando se cumplieron cinco años de las muertes de los tres jóvenes, sus familiares y allegados volvieron a reclamar justicia.

Un colectivo multisectorial le recordó a Alberto Weretilneck, el gobernador reelecto, "que nos prometió que se iba a encargar de esta causa y hasta el día de hoy no tenemos respuestas".

Bariloche marchó para reclamar justicia.

En ese momento se recordó un dato contundente: "Hay 320 disparos documentados, con balas de plomo".

Los Bonefoi sí habían tenido su día de justicia. El 2 de junio de 2011 el cabo Sergio Colombil, autor del disparo que mató a Diego, fue condenado a 20 años de prisión.