Menu Big Bang! News
Actualidad moralejas empresariales

Las 4 lecciones de Frank Underwood para hacer buenos negocios

A modo de fábula, House of Cards deja entrever algunas enseñanzas que pueden aplicarse en el ámbito emprendedor. Pese al inescrupuloso y maquiavélico accionar de su protagonista, algunas reflexiones dejaran pensando a más de un novato.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El poder de la persuasión es una de las grandes características de Frank Underwood (Kevin Spacey), el amoral y estratégico funcionario de House Of Cards, que hará lo que sea para llegar a la presidencia de los Estados Unidos. La serie de Netflix que deja al desnudo un entramado de ambición, poder y corrupción, no sólo imprime una mirada crítica al mundo de la política, también ofrece algunas curiosas claves para aplicar al mundo de los negocios.

Las maquiavélicas estrategias de un político también aplican al mundo empresarial.

Especialistas en persuasión e imagen pública se encargaron de desentrañar los mensajes ocultos en algunos de los 52 capítulos que ya lleva la serie.

Las estrategias de Frank Underwood

1. "A veces, la mejor manera de ganar el respeto de tus superiores consiste en desafiarlos".

Quien emprende un nuevo negocio, de alguna manera ya está desafiado el statu quo. "Puede que comience a hacerlo por ganar el respeto de su jefe, pero lo termina haciendo por respeto a sí mismo y, al final, desafía incluso al verdadero jefe: su cliente, con un producto o servicio diferenciado" explican los especialistas. Este es un aspecto clave para cualquier ejecutivo que se precie de tal y que busque marcar la diferencia en su camino empresario.

2. "Hay dos tipos de dolor: el que te hace fuerte y el inútil".

El dolor al que se refiere Kevin Spacey en el monólogo inicial de la primera temporada no tienen una relación directa con el padecer físico, sino con la realización profesional y personal. El emprendedor sabe usar ese dolor a su favor, el dolor de la crítica de extraños, de la duda de familiares, y la transforma en motivación y combustible, entienden los expertos.

3. "Sólo hay una regla: cazar o ser cazado".

Ser cazador es el sinónimo de ser emprendedor, el iniciador de un negocio y no la presa o un empleado que espera órdenes; o el descargo de algún cazador furtivo. Refiere también a tomar una posición de liderazgo y tener siempre la iniciativa.

4.  "Siempre está bien que te deban favores".

Esta afirmación es muy usada en el mundo de los negocios, a modo de modelo para llevar a cabo una empresa. La mejor deuda que puedes tener es cuando tu cliente piensa que está en deuda contigo, por lo general paga con recomendaciones positivas o con intereses.

Bonus track. "Para algunas personas, el orgullo es su punto fuerte y también su debilidad; si consigues parecer humilde delante de ellos, harán cualquier cosa que les pidas".

Llevar a cabo una empresa es también brindar un servicio y todo servicio se trata de ser humilde. Por más encumbrado que uno se encuentre en cuanto a logros profesionales se refiere, a veces es necesario realizar determinados gestos de humildad para que sus colaboradores lo respeten. El millonario que es dueño de varias concesionarias y que aún baja al salón para vender es alguien que no necesita mayor explicación de la razón de su éxito.

El origen de House of Cards es la novela homónima del inglés Michael Dobbs, que también tuvo su propia mini serie en el Reino Unido, en 1990. La adaptación para Netflix mantuvo algunos de los rasgos claves de la original de la BBC, aunque tras cuatro temporadas navegó con plena libertad creativa en la mayor parte de su recorrido.