Menu Big Bang! News
Las 7 claves para disfrutar del sexo durante las vacaciones

Actualidad Calor y placer

Las 7 claves para disfrutar del sexo durante las vacaciones

La vida sexual apagada por la rutina toma aire en las vacaciones y se renueva. Un experto brinda claves para aprovechar los buenos tiempos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Las vacaciones son sinónimo de descanso, relajación, y placer. Y es por eso que, quizás, el sexo toma mayor importancia durante los días libres. Por el simple hecho de compartir más tiempo con la pareja, aumenta la intimidad y se puede disponer de una sexualidad más plena y placentera. Todo está dispuesto para gozar y hay que aprovechar cada momento.

El verano es el momento del renacer sexual, lejos de la rutina y el estrés.

“No es ninguna novedad que las exigencias de la vida cotidiana nos provoca ansiedad, agobio, y una necesidad cada vez mayor de disponer de un tiempo libre para el relax”, dice el sexólogo Walter Ghedin a BigBang y sigue: La dificultad para relajarnos, disfrutar, y contactarnos con actividades recreativas durante el año, incrementa el deseo y la ilusión de un veraneo reparador en todo sentido, físico, social, psicológico, y por supuesto, sexual.

El “amor” en una playa de Villa Gesell.

Al respecto, el sexólogo explica que muchas personas esperan las vacaciones con la ilusión de un reencuentro con su pareja, como si mágicamente se pudiera recuperar la disposición para el goce, con los cuerpos sensibles a las sensaciones eróticas”, sostiene y arroja siete claves para disfrutar de un buen sexo.

Tips para el encuentro erótico-sexual en las vacaciones:

*     Mantener un criterio de realidad: las vacaciones deben ayudar al descanso y al reencuentro de la pareja. No es la solución mágica a problemas vinculares o familiares.
*     Acordar salidas que ayuden a estar juntos: Evitar el exceso de reuniones sociales “para cumplir”.
*     Estar abiertos y en búsqueda de encuentros eróticos.
*     Defensa de la intimidad: Generar los tiempos para el contacto erótico y darle prioridad.
*     Cambio de lugares para tener sexo: al aire libre, en la piscina, en el mar, etcétera. 
*     Romper con la rutina sexual: darse todo el tiempo para el juego previo, ser espontáneos, verbalizar fantasías, incluir juguetes sexuales.
*    Las vacaciones pueden ser una invitación para mejorar la vida sexual, para prestar atención en lo que se debe modificar y ponerlo en práctica. Sería bueno continuarla durante todo el año. Es cuestión de proponérselo, no olvidarlo, ni posponerlo hasta las próximas vacaciones.

INTIMIDAD Y GOCE

La intimidad se ve vulnerada por “la movida” que implica todo veraneo. Sobran las expectativas y la ansiedad puede jugar en contra. Se pretende que “la magia” del descanso estival haga todo: despierte los cuerpos del letargo, los llene de fantasías, los caliente, les encuentre el momento para juntarse y sincronice los orgasmos en un clímax inolvidable.

Ghedin sobre esto sostiene que “es fundamental que la imagen sensual del compañero/a, se instale nuevamente como prioridad en el plano mental”.

Se piensa y escucha con frecuencia: “ya no es lo que era”, “perdió el encanto”, “no hace nada para conquistarme”, etc. La memoria intenta volver a una imagen del otro cada vez más alejada del actual”

Los ratones están al acecho cuando aumenta la temperatura.

“Se piensa y escucha con frecuencia: “ya no es lo que era”, “perdió el encanto”, “no hace nada para conquistarme”, etc. La memoria intenta volver a una imagen del otro cada vez más alejada del actual”, afirma el especialista y arroja como conclusión que “por supuesto que no se puede volver a aquello que fue, el tiempo y la vida pasa para todos, pero sí, se puede rescatar algo de ésa esencia que nos conquistó”. Habrá que reeducar los sentidos para no dejarnos llevar, ni por ideales imposibles, ni por una imagen del otro que ya no está.