Menu Big Bang! News
Actualidad Bajo fuego

Las diez actitudes masculinas que enfurecen a las mujeres

Desde dormirse después de hacer el amor hasta no ayudar con los quehaceres domésticos, los comportamientos hogareños del hombre que “sacan” a las mujeres y que es imprescindible tener en cuenta en pos de la convivencia. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En muchos casos trascienden las diferencias culturales y pueden considerarse universales, lógicas y hasta inexplicables. Por ellas. Lo cierto que más allá del mito que reza “los hombres no entienden a las mujeres”, eslogan que puede usarse como una justificación casi insostenible, hay actitudes cotidianas masculinas que por desagradables y reiteradas, las ponen con los pelos de punta. Y furiosas.

No escuchar, interesarse y prestar atención es una de las quejas universales.

BigBang realizó una ronda de consultas armó un decálago para evitar la tormenta. Tips, recordatorios para tener siempre presente y disfrutar de una conviverncia feliz. O al menos tranquila.

1- Un clásico de clásicos es la inexplicable actitud masculina de no levantar la tabla del inodoro y dejar “evidencias” en ella, pese a las advertencias y el merecido reto.

La costumbre maldita de no levantar la tabla.

2- Después de bañarse, dejar el toallón húmedo tirado en el baño, arrugado. O, lo que es peor, sobre la cama. 

Toallas en la cama o tiradas: ellas lo odian.

3- Usar el hielo y dejar las cubeteras vacías en la heladera. O abandonarlas en la pileta de la cocina.

Hombres y heladera sin hielo o desordenada, un clásico.

4- Otro clásico: no prestar la suficiente atención cuando ella cuenta in extenso algo que le ocurrió durante el día o que conversó con amigas o familia. Nunca hay que fingir: se dan cuenta.

Para las damas, el diálogo, o el relato, es imprescindible.

5- Casi en la misma línea, muchos hombres se persignan o resignan cuando su pareja les dice, seria, “tenemos que hablar de lo que sentimos” o “qué nos está pasando”. Toda estrategia para intentar eludir la cuestión, negarla, minimizarla, salir del paso elegantemente es motivo de reclamo y enojo.

Muchos hombres hacen cualquier cosa para no hablar “de la pareja".

6- Buscar siempre una excusa para no visitar o salir con la familia de ella o ir pero demostrando desgano y fastidio. Incluye amigas.

Visita a la familia de ella, siempre con buena cara.

7- Si hay algo que a las mujeres no les gusta ni un poquito es que los hombres tengan mala memoria y que se olviden de las cosas importantes para ellas. Y si es un aniversario o cumpleaños, será una hecatombe difícil de sobrellevar.

Olvidadizos, el infierno tan temido.

​8- Menos grave pero indefectiblemente molesto para ellas es que el caballero no ayude en las tareas de la casa -como lavar platos o acomodar ropa- o que, para peor, sea indiferente al esfuerzo que significa para ellas mantener la casa en orden.

Cuesta, pero vale la pena el esfuerzo.

9- Si ella cambió el peinado, se tiñó sutilmente el cabello, varió el maquillaje o estrenó ropa o lencería y no es notado y destacado de inmediato, será tomado como desinterés, falta de atención y hasta desamor. El enojo será prolongado.

Nunca estar desatento ante los cambios de look.

10-No conversar después de hacer el amor o entregarse a la modorra. Prender la TV porque hay fútbol es un boleto al infierno.  

Dormirse después de tener sexo no es aconsejable.

Bonus Track

Hombres apegados a sus madres y que osen comparar: la mamitis es pecado mortal.

No sucumbir a la “mamitis” y jamás usar a la madre en una discusión.

No llamar por teléfono durante el día o enviar un mensaje.

Fútbol o videojuegos, un fastidio.

Anteponer el fanatismo por los deportes y videojuegos a los deseos de ella. Hacer algo mal e intentar hacerla pasar a ella por “exagerada”. No ser sensible. La lista, dicen ellas, sigue.