Menu Big Bang! News
Actualidad Narcoideas

Las formas más insólitas de traficar cocaína

Talento narco: a la hora de traficar droga por aeropuertos y fronteras, los narcotraficantes se las ingenian para que las autoridades no los descubran. BigBang te muestra los mecanismos creativos y a veces chapuceros para intentar evadir los controles.

 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A la hora de traficar drogas, cualquier escondite es bueno para los narcotraficantes, que día a día utilizan su talento e imaginación para inventar nuevas formas para camuflar las sustancias prohibidas. El objetivo es que la carga llegue a destino sin que las autoridades las descubran. Desde prótesis mamarias hasta en bombones y papas fritas, conocé las maneras más insólitas para pasar los controles.

Bombones de chocolate

La Guardia Civil detuvo en el 2011 en el aeropuerto de El Prat de Barcelona a un ciudadano boliviano que llevaba una carga con más de 5 kilos de cocaína ocultos en unos bombones. Cuando la policía aeroportuaria inspeccionó los chocolates, comprobaron que cada uno de los bombones tenían en su interior una pasta de cocaína.  

Un ciudadano boliviano traficó 5 kilos de cocaína en bombones de chocolate.

Snacks especiales

La Guardia Civil también detuvo a un ciudadano español que intentaba traficar cocaína en un paquete de papas fritas.

Cocaína camuflada en las papas fritas

En jeans

Las costuras de un cargamento de jeans ocultaban 4,5 kilos de cocaína oculta . Lo descubrieron de casualidad ya que habían despistado a los perros.

Más de 4,5 kilos de cocaína en las costuras de los jeans

En zapatillas

 En junio del 2012, la policía de Estados Unidos detuvo a un inmigrante que intentaba pasar marihuana en sus zapatillas. Poco creativo.

La droga oculta en la plantilla de la zapatilla.

Convertida en medicamentos

En 2012, la Guardia Civil encontró varias cajas de medicamentos con pasta de cocaína en su interior o mejor dicho, fabricados con ella.

Medicamentos con cocaína en su interior

En juegos de mesa 

Agentes de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera encontraron en el 2010 4 kilos de cocaína ocultos en un tablero de ajedrez.

Cocaína dentro de un tablero de ajedrez

Otro inocente juego de mesa cuyas fichas estaba confeccionadas con pasta de cocaína. Las autoridades afirman que es muy común.

Las fichas de dominó tenían cocaína en su interior

Embotellada.

En 2001, la Guardia Civil detuvo a un viajero en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona, con dos botellas de ron que tenían en su interior 3,3 kilos de cocaína líquida.

Dos botellas de ron con cocaína liquida en su interior

Disimulada

En México, la patrulla fronteriza detuvo a un camionero que llevaba entre la carga cientos de paquetes con marihuana. Las frontera entre EEUU u México es supercustodiada y a la vez, permeable. Se encontraron cientos de túneles que la atraviesan.

Paquetes con marihuana entre la carga

Pecho voluptuoso

En diciembre de 2012, la polícia de España detuvo a una mujer en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona. La señora llevaba un kilo de cocaína en sus prótesis mamarias.

Protesis mamarias con 1 kilo de cocaína en su interior

Otro lugar ideal para transportar droga es las muñecas de porcelana. Con un tratamiento especial, los narcotraficantes hacen una pasta de cocaína y la ocultan en los vestidos, empapándolos.

Muñecas con sin inocencia, en el interior tenías lSD

 Hasta tiburones.

Un cargamento con tiburones congelados fue separado luego de encontrar 5 kilos de cocaína en el interior de los animales.

Tiburones congelados. En su interior se había disimulado un cargamento.

 En verduras

Los alimentos también son utilizados para ocultar las drogas. Hubo casos de cocos, melones falsos y botellas de aceite de oliva.

Espárragos rellenos con cocaína
Un mango con cocaína en su interior

Los casos, y las mañas, son muchísimos y se multiplican en todas las fronteras y aeropuesrtos del mundo. Ya casi ningún producto u objeto puede considerarse “inocente”. Una guerra de ingenio en la que no se sabe quién es el ganador. Porque lo que se descubre suele ser mucho menor que lo que pasa.