Menu Big Bang! News
Actualidad

Las siniestras revelaciones del autor de la masacre de Manhattan

Declaró un día después de haber atropellado a 20 personas y asesinado a ocho. Cómo planificó el ataque que conmociona al mundo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Sayfullo Saipov, el inmigrante uzbeko de 29 años que el miércoles llevó adelante el sangriento ataque en Nueva York, declaró menos de 24 horas después ante las autoridades estadounidenses. Las siniestras revelaciones del hombre que mató a ocho personas, dentro de las cuales se encuentran los cinco rosarinos que habían viajado a la Gran Manzana para celebrar el aniversario de su egreso.

Sayfullo Saipov tiene 29 años y vivía en Estados Unidos desde hace una década.

“Mi intención era matar a la mayor cantidad de gente posible. Me siento bien con lo que hice”, fue el inicio de la declaración del hombre que enfrenta cargos por terrorismo y que está en la mira de Donald Trump: pidió la pena de muerte.

Imagen representativa de su declaración: lo hizo esposado y en silla de ruedas.

El ataque, según su testimonio, le llevó más de un año de planificación. Su intención inicial era hacerlo en el puente que une la isla con Brooklyn, pero cambió de idea un mes atrás. Además, reveló que hace sólo 30 días había alquilado una camioneta similar y paseado por la zona para “practicar” su ataque.

Fue quien asesinó a los cinco rosarinos que habían viajado para celebrar el aniversario de su egreso.

“Elegí Halloween porque me di cuenta de que iba a haber más gente en la calle”, advirtió, al tiempo que sumó que quería colgar banderas del Estado Islámico en la camioneta, pero que decidió no hacerlo para “no llamar la atención” y alertar a las autoridades.

Fue reducido por la Policía con un disparo en el estómago. Se encuentra fuera de peligro.

Saipov tiene nueve hijos y vive en Estados Unidos desde el año 2010. Primero se instaló en Tampa y en los últimos meses vivía en Florida y Nueva Jersey. Trabajaba como conductor de Uber. Estaba bajo la lupa del FBI por su contacto con individuos considerados “extremistas radicalizados” por el Gobierno.