Menu Big Bang! News
Actualidad Nuevas postales porteñas

Los caranchos invaden la Ciudad: ¿una plaga positiva o temeraria?

Crece su presencia en Capital Federal y, según los expertos, no hacen daños a humanos, ni mascotas. “Hay que darles la bienvenida, son el fin a las plagas”, tranquilizó un experto veterinario.

 

 

 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La población de caranchos en zona norte causó revuelo en las redes sociales. De a poco, los vecinos de San Isidro, La Lucila y Olivos comenzaron a denunciar la aparición de las aves rapaces y, claro, creció la preocupación sobre los posibles riesgos del crecimiento poblacional. Sin embargo y pese a la creencia popular, los especialistas aseguran que son inofensivas y que hasta podrían beneficiar al medio ambiente.

Aunque todavía no son plaga, especialistas aseguran que se instalarán en la zona norte y en la Ciudad.

Jorge Enrique Romero, médico veterinaio, aseguró al diario Clarín: “Establecen un equilibrio que es necesario en la naturaleza. Pueden comer palomas y ratas, vivas o muertas, pero no son peligrosas para humanos ni animales domésticos como gatos y perros, ni siquiera los más pequeños”.

“Pueden comer palomas y ratas, vivas o muertas, pero no son peligrosas para humanos ni animales domésticos como gatos y perros, ni siquiera los más pequeños

Los expertos afirman que la aparición de caranchos y otras aves rapaces, como los chimangos, es un fenómeno que “se extenderá de Vicente López a Capital y otras partes del Conurbano”.

El incremento poblacional se debe a los cambios de hábitat. “Los caranchos están, aunque a veces no se ven. Llegaron porque ha cambiado el hábitat y encuentran oferta alimentaria en las ciudades", agregó el especialista.

Caraterísticas 

¿Cómo detectarlas? Presentan la parte superior de la cabeza negruzca, el cuello blanco grisáceo, el dorso y pecho con líneas anchas pardas y blanco grisáceo.

La imagen se realizó el domingo y muestra al ave en el barrio de Palermo.

Además, en vuelo se le observa una mancha, con sus alas claras y la cola blanquecina que termina con una banda negra. La piel de la cara está desnuda y sin plumas.