Menu Big Bang! News
Actualidad Leyendas mentirosas

Los falsos trucos para intentar pasar el control de alcoholemia

Científicos pusieron manos a la obra y derribaron todos los mitos. De nada sirve tomar agua, aceite ni masticar café antes del control vial. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) realizó una investigación en la que derribó, uno a uno, todos los trucos caseros que invadieron el abolengo popular con un único objetivo: pasar impoluto el control vial.

Al final, según CESVI, el agua no reduce los niveles de ingesta y ni masticar granos de café ayudará a que el conductor mejore su resultado.

El estudio contó con la participación de hombres de entre 21 y 30 años, con un peso promedio de 85 kilos y un nivel de ingesta moderada. “En los últimos tiempos crecieron las consultas sobre las leyendas del test de alcoholemia. Hoy, a través de las redes sociales y los fotos de Internet, se comparte información sobre estos ‘pseudotrucos’. Antes de daban a conocer por el boca a boca y quedaba entre un grupo más reducido”, explicó a Clarín Marcelo Aiello, gerente general de Cesvi.

El 20 por ciento de los argentinos de entre 16 y 65 años registra niveles de “abuso” del consumo de alcohol.

En un intento por corroborar la teoría de que el agua reduce el nivel de alcohol en sangre, un voluntario ingirió un trago y lo contrarrestó con una ingesta de gran cantidad de líquido. La primera medición le dio 0.22 g/l, mientras que media hora después y, tras tomar otros 1.5 litros de agua, el test arrojó 0.28 g/l.

En los jóvenes, las cifras de consumo abusivo se dispara y alcanza el 25 por ciento.

Los otros experimentos tampoco fueron alentadores. Comer dos claras de huevos no modifica las mediciones, así como tampoco lo hace la ingesta de una cucharada de aceite antes de beber alcohol. Tampoco influye comer granos de café, lavarse los dientes con dentífrico ni tomar un jugo de naranja. En todos esos casos, los resultados no arrojaron modificaciones significativas.

Otro gran mito: los falsos positivos

Aunque la cerveza sin alcohol, los jarabes y los bombones de licor pueden elevar el alcoholímetro en una primera medición, los especialistas concluyeron que al realizar el segundo muestreo (el protocolo exige hasta tres y con intervalos de quince minutos) el registro baja a cero.