Menu Big Bang! News
Actualidad De Diego y Cóppola a Vicky y Moria

Los famosos que no podrán festejar el Día del Amigo

En el Día del Amigo, Maradona y Cóppola eran amigos inseparables. Moria y Vicky Xipolitakis estaban todo el día juntas. La lista de amigos famosos que luego terminaron peleados es un mar de batallas personales. Un repaso de las historias que no podrán festejar.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En el día del amigo no todos son buenos recuerdos. Están los que eligen saludar por mensaje de texto, por redes sociales o llamar para organizar una salida en grupo. Otros en este día también recuerdan sus peores momentos con quienes alguna vez fueron amigos.

Diego Maradona la semana pasada aprovechó a hablar de su “ex amigo”, Guillermo Cóppola. Eran una dupla inigualable pero no parece haber marcha atrás para volver a verlos juntos. Según trascendidos la relación de Maradona y Cóppola se terminó por culpa de una mujer, de la que los dos estaban interesados. Llevan casi veinte años sin hablarse ni tener contacto luego de frecuentarse al extremo de besar en la boca en público.

 

La dupla que era inseparable.

El dueño del gol de “la mano de Dios” definió a quien fue su mano derecha de una manera impensada. “A mí no me digas nada con Guillermo. Guillermo fue un pasado hermoso donde yo mate la palabra “amigo””, aseguró el futbolista.

Otro caso más reciente es el de Vicky Xipolitakis y Moria Casán, quienes de ser casi siamesas, hoy se encuentran alejadas. La diva se cansó del comportamiento de la griega, sobre todo por lo sucedido en la cabina del avión de Aerolíneas Argentina.

Momentos en que hasta dormían juntas.

“Estoy saliendo de un problema con mi hija, imagínate lo que ha sido esto para mí, esto es un gran disgusto”, aseguró la diva en una entrevista con Jorge Rial, en Ciudad Gotik, por Radio La Red.

La jurado de Bailando 2015 contó que la vedette nunca le hizo caso: “No me roza en ningún plano, salvo en el afectivo, en el dolor de saber que una vez más no se me escuchó. La consternación de ver un hecho por la tele que me dejó con la mandíbula al piso. No podía creer lo que estaba viendo. Es la misma consternación que debe haber tenido todo el público, más allá que en algún momento decís esto es ficción o realidad, porque es como una secuencia de un film, de una película”, sostuvo quien ya no es la manager de Vicky.

 

 

Pero si hay que citar un ejemplo claro del fin de una amistad Maxi López y Mauro Icardi son la mejor opción. Una provocativa rubia, casada al mejor estilo princesa de Disney, con un rubio, atlético futbolista multimillonario, con quien tuvo tres hijos, viven en una mansión. Todo parecía perfecto, pero él la engaña y otro hombre la enamora y se lanzan a vivir una aventura de amor. Es el guión de una novela pero en realidad es su vida. 

Mauro Icardi tenía a Maxi López como ídolo.

Icardi conoce a López hace varios años. Si a Maxi López le decían que este pequeño jugador de las inferiores de Barcelona, que un día se le acercó con timidez para pedirle un autógrafo, iba a terminar siendo amigo suyo y luego conquistando a su mujer, no lo hubiera creído.

    

 

Otra “Icardeada” es la que hizo Oscar Martínez para conquistar a su hoy esposa, Marina Borensztein. La hija de Tato Bores estaba de novia con el también actor Alejandro Awada que, a su vez, era el mejor amigo de Martínez y trabajaba bajo sus órdenes en la obra teatral “Días Contados”.

Entre copetines y trasnoches con amigos parece que a los ahora tórtolos comenzaron a proveerse miradas no tan inocentes que desembocaron en un fogoso romance. Conclusión: Awada dejó la obra al enterarse, cortó su relación con Marina y eliminó la amistad que mantenía con Martínez. 

El amor entre la pareja superó el escándalo y concluyeron en casarse y viven junto a sus hijas adolescentes, ambas de parejas anteriores de cada uno de ellos, que se llevan muy bien. 

El amor en tiempos de triángulos: Martinez y Borensztein.

Todas son anécdotas de que lo que pasó, pasó y no hay vuelta atrás. La amistad debe cuidarse porque una vez que se pierde no existe forma de recuperarla.