Menu Big Bang! News
Actualidad Como en el Antiguo Egipto

Los productores rurales culpan al kirchnerismo por la plaga de langostas

Ya  arrasaron 700 mil hectáreas de cultivo. Se temen pérdidas millonarias por su paso arrollador. Por qué la dirigente rural cree que es responsabilidad del gobierno anterior.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Como si fuera la octava plaga del Antiguo Egipto pero ahora en la Argentina, las langostas están arrasando con todos los cultivos que encuentran a su paso en el centro del país.

Los dirigentes de la Confederación Rural Argentina (CRA), que el miércoles se reunieron con el secretario de Agricultura macrista, Ricardo Negri, responsabilizan al ex ministro de Agricultura kirchnerista, Carlos Casamiquela.

La plaga se originó en julio en una pequeña localidad de Santiago del Estero, pero, según el presidente de la Sociedad Rural de Tucumán, José Ignacio Lobo, el anterior gobierno no tomó las medidas necesarias para matar a las mangas.

“Le pedimos al actual ministro que actúe con celeridad este año porque la eliminación total de la plaga puede llevar varios años más”, explicó en Radio Continental.

“Zona de cría permanente”: las langostas ya han arrasado con 700 mil hectáreas del centro del país.

Ahora, seis meses después del inicio, las plagas ya han arrasado con 700 mil hectáreas en las provincias de Salta, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, Córdoba y San Luis. Por eso, la Confederación Rural Argentina (CRA) asegura que es la peor plaga de los últimos 50 años.

La plaga egipcia

La langosta, técnicamente denominada Schistocera cancellata, tiene su foco incipiente en la “zona de cría permanente” que abarca las provincias actualmente afectadas. Según un estudio de los ingenieros Ignacio Luna y Marcelo Druetta para el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), se reproduce mayormente en los meses de la primavera y el verano.

Actualmente, están en su etapa “saltona”, pero los productores temen que en pocos días, quizás 20 o 25 días, pasen a la fase “voladora”, cuando la plaga está en condiciones de extenderse a otras regiones del país en busca de más cultivos para destruir.