Menu Big Bang! News
Actualidad Fiesta

Miedo, calabazas y la polémica de todos los años: ¿Halloween sí o no?

Esta celebración internacional se volvió furor en el país. A la felicidad de los más chicos por recolectar golosinas, se le suma el festejo en los colegios y los espectáculos en los boliches porteños. BigBang te muestra los disfraces más sorprendentes de esta tradición anglosajona. Una polémica que se reaviva año a año: ¿está bien que adoptemos esta celebración?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La “Noche de Brujas” ya se argentinizó. A pesar de que esta fiesta se instaló en los 90 en el país, año a año aumenta la cantidad de argentinos que se suman a la “tendencia del terror” para divertirse. Los mas chicos se disfrazan con el objetivo de recoger caramelos, mientras que los mayores utilizan esta noche para dispersarse de una manera diferente en los boliches porteños. La polémica se reaviva año a año. ¿Está bien adoptar esta fiesta como propia o es un síntoma de tilinguería galopante? 

Efecto “The Walking Dead”: los zombies, uno de los disfraces más pedidos

Las raíces de Halloween provienen de las costumbres celtas del Samhain y de la festividad cristiana del “Día de Todos los Santos”. Esta celebración llegó a Estados Unidos en 1845 con la emigración irlandesa durante la “Gran hambruna”. Luego se expandió por los países anglosajones como Canadá y Reino Unido llegando rápidamente a España y Latinoamérica. Así fue cómo en la década de los 90, Argentina se abrió al mundo y, además de recibir algunos disgustos, nacionalizó esta fiesta que se terminó transformando en furor. Y otra vez la gran pregunta: ¿Halloween es una reminiscencia menemista o una fiesta que ya caló en nuestra tradición?

El festejo de los chicos

De la mano de la creatividad, los padres buscan el mejor disfraz para sus hijos. Vestidos de zombies, esqueletos, brujas, calabazas y personajes animados, los niños salen a recorrer las calles con un solo objetivo: nombrar la frase mágica: “dulce o truco”. 

Tocando todas las puertas del barrios y con una bolsa en la mano, los chicos piden dulces, en caso de que el dueño del hogar no tenga lo que le piden, ellos están autorizados a realizar el “truco”, que en la mayoría de los casos consta en tirar huevos en la puerta y ventana de la casa.

Los colegios también se unieron a esta tradición. A pesar de que las instituciones bilingües fueron las pioneras de esta moda, luego se le fueron sumando otras y ahora, como si fuese una fiesta nacional, la “Noche de Brujas” se festeja en todas las escuelas del país. 

Los chicos, principalmente del jardín y la primaria, decoran las instalaciones con calabazas y dibujos de brujas. Además, en el marco de la celebración dentro del colegio, los alumnos también se disfrazan y le piden caramelos a las maestras.

El festejo de los adultos

Lejos de “vestirse de terror” para pedir dulces, ellos se disfrazan para salir de fiesta. Con el objetivo de celebrar Halloween, los boliches porteños crean eventos “especiales”, donde la temática es “dar miedo”. Todos los jóvenes mayores de 18 años se preparan por horas, se visten de “terror” y se disponen a pasar una noche diferente.

El disfraz

La bebida argentina también festeja Halloween

El arma mas importante de la noche es la vestimenta. Los disfraces más usados por los argentinos son los de superheroes, duendes, calabazas y brujas. Pero ser “el alma de la noche” tiene su precio: los alquileres de la indumentaria rondan los $800 y $2000, más un seguro por si se estropea el disfraz.  

Macri y Scioli son parte de los festejos

Pero también hay disfraces temáticos. En plena efervescencia electoral, los argentinos no se olvidan de las elecciones presidenciales. En un año movidito por el cambio de presidente, los ciudadanos también optaron por usar máscaras de los principales candidatos, con el objetivo de generar miedo en la población. En Halloween, los candidatos también dan miedo. 

 

¿Estás a favor de festejar Halloween?