Menu Big Bang! News
Actualidad Fin de la avivada

Multas simultáneas para los que intenten colarse en el peaje

Los automovilistas impacientes que no soporten hacer largas filas y pasen por el telepeaje sin el dispositivo, a partir de ahora serán castigados y deberán pagar una multa en el momento.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Se les acaba el juego a los “vivos” de los peajes. En unos días, los automovilistas que pasen por el telepeaje sin el dispositivo que va adherido al vidrio, estarán en problemas: si son descubiertos, deberán pagar, en el momento y en efectivo, una multa que costará más cara que el valor normal de la tarifa del peaje.

Nuevas multas para los “vivos” que quieran pasar por el telepeaje sin tener el sistema activado.

El gobierno porteño confirmó que en las autopistas de la ciudad la medida se aplicará a partir del día que comiencen a regir los nuevos precios, con un 25 por ciento de aumento. De esta manera, quien pase por el telepeaje y no tenga el dispositivo tendrá que pagar una multa (el doble de la tarifa del peaje).

Telefe mostró cómo son las “avivadas” para pasar sin telepeaje:

Según confirmó Clarín, quien use incorrectamente el telepeaje en las autopistas 25 de Mayo o Perito Moreno en hora pico, deberá pagar $60 (la tarifa normal es de $30). En la Illia será de $30. El cobro de la multa se hará efectivo y en el momento.

Diferente es el caso de los conductores que se metan detrás de otro vehículo que sí tiene el servicio o empuje la barrera para poder pasar: esto será considerado “evasión al peaje” y los infractores deberán pagar casi $1.000.

Medidas en la provincia de Buenos Aires

Esta norma ya rige en el Acceso Oeste, la Riccheri, autopista Buenos Aires-La Plata y en la Panamericana. La disposición se aplicó luego de recibir muchas quejas de los usuarios que contrataron Aupass, que están casados de “hacer filas por culpa de los que no tienen el telepeaje y tildan el sistema de las barreras”.

En referencia a ésto, voceros de Aubasa explicaron: “Esto ocurría, sobre todo, cuando la autopista era gerenciada por la empresa privada. Cuando arrancamos con los controles, que comenzó a custodiar Gendarmería, la infracción se redujo casi por completo”.