Menu Big Bang! News
Mundo pirata: siete de cada diez hombres serían infieles

Actualidad Trampa

Mundo pirata: siete de cada diez hombres serían infieles

En una encuesta simple, los hombres no dieron vueltas en confesar que tienen mayor intimidad con sus amantes y que al menos una vez por semana las visitan. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los infieles aseguran -como excusa- que el matrimonio tiene cadenas demasiado pesadas para ser llevadas solamente entre dos y que una amante ayuda en la tarea.

Tras un sondeo sobre el tema, 7 de 10 personas admiten que serían infieles y los que lo son, revelaron otros datos interesantes para saber cómo es la relación de los hombres casados son sus amoríos. 

Ven al menos una vez por semana a su amante. 

La red social Second Love, ideada para personas comprometidas que buscan una relación paralela, realizó un sondeo a una selección de usuarios de su plataforma en Argentina, México y Chile, los principales países que utilizan la plataforma. Para ello, se convocó a 3000 hombres de entre 25 y 55 años para que respondan una encuesta online.

"Se entiende que el sabor del riesgo y el vértigo por mantener que nadie sepa sobre sus momentos de pasión generan adrenalina y aumentan la ansiedad por verse 

El 65% de los consultados no dudó en responder que tenían más sexo con la amante que con su pareja estable. Otro dato que resulta llamativo es la frecuencia de los encuentros. Se entiende que el sabor del riesgo y el vértigo por mantener que nadie sepa sobre sus momentos de pasión generan adrenalina y aumentan la ansiedad por verse.

Por ese motivo, un 55% confesó visitar a su amante una vez por semana, quizás la frecuencia sexual con la pareja sea menor a ese período de tiempo, tal vez cada 15 días o mensual.

La mayoría de los hombres infieles dicen que ayuda al pareja.

Por su parte, el 30% de los hombres se encuentra dos veces por semana “de trampa” mientras que el 10% lo hace de 3 a 4 veces. Apenas el 5% visita a su amante todos los días, generalmente en situaciones laborales con encuentros posteriores al horario de trabajo. 

“Creo que estos resultados pueden explicarse desde dos enfoques: por un lado estos hombres buscan escapar de la rutina del matrimonio y del stress que genera la vida familiar cotidiana. Antes de afrontar lo costoso y doloroso de iniciar un divorcio, optan por buscar una amante para distender su mente. Por otro lado, gran parte de los encuestados manifestaron sentirse más libres con su amante para compartir nuevas experiencias y llevar adelante fantasías sexuales a las que sus parejas nunca accederían por pudor”, comentó Matías Lamouret, vocero de Second Love para Latinoamérica.