Menu Big Bang! News
Actualidad alta sociedad

Murió Inés de Lafuente, heredera de Amalita Fortabat y la mujer más rica de Argentina

La hija de Amalita Fortabat, y heredera de su fortuna, falleció esta mañana. Con un patrimonio personal de US$ 1.260 millones, también estaba en el Top10 de las personas más ricas del país. El velorio será en su departamento de Avenida del Libertador y el entierro será mañana en el Cementerio de la Recoleta. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La única hija y heredera de Amalita Fortabat falleció esta mañana en su departamento de Avenida del Libertador. Tenía 71 años y será velada en su casa. Mañana a las 11:30 será el entierro en el Cementerio de la Recoleta. Era nada menos que la mujer más rica de la Argentina. 

Amalia Fortabat, Carlos Menem, Inés Lafuente y María Julia Alsogaray

“Inesita” había sido incluida en el ranking de las personas más ricas de la Argentina que realizaba la Revista Forbes, con una fortuna estimada en US$ 1.260 millones en 2014.

Era la mujer más rica de la Argentina y la séptima fortuna del país, detrás de apellidos como Bulgheroni, Rocca, Pérez Companc, Eurnekián y Roemmers.

De Lafuente nació del matrimonio de Amalita y Hernán de Lafuente Saenz Valiente (un matrimonio breve y anterior al de Alfredo Fortabat, con quien no tuvo hijos). Inés se casó primero con Julián Bengolea Madero y luego con Julio Amodeo, que fue senador y embajador. Del primer matrimonio tuvo dos hijos, Alejandro y Bárbara Bengolea, y luego nació Amalita Amoedo.

Inés Lafuente en el sepelio de su madre en 2012, Amalia Fortabat, “La Dama de Hierro”. 

Alejada por completo del mundo de los negocios, fue durante todo su vida una presencia muy reconocida en galas benéficas, eventos filantrópicos y vernisages. Luego de la muerte de su madre, era la responsable de la Fundación Fortabat y encargada de la colección de arte. 

“Tras la reciente muerte de su madre, Inés dejó en manos de sus administradores una fortuna compuesta por obras de arte, propiedades en la Argentina, EE. UU. y Uruguay, la sociedad Estancias Unidad del Sud, que explota 90.000 hectáreas de campo en la pampa húmeda; y una abultada cuenta bancaria, fruto de la venta de Loma Negra, la cementara que durante 30 años fue en instrumento más importante de ‘Amalita’ para genera riqueza y poder”, decía Forbes a fines de 2013, meses después de la muerte de la “Reina del cemento”.

Con respecto a la Colección de arte Amalia Lacroze de Fortabat, en Puerto Madero, la revista consigna que allí se exponen obras valuadas en US$ 240 millones y que controla un fondo de US$ 100 millones para resguardar la colección hasta 2028. 

Hace cinco meses murió el hijo mayor de Inesita, Alejandro, que estaba destinado a dirigir el imperio familiar -y lo hizo durante un tiempo, en los ‘90, pero sin éxito- pero optó por la psicología y el bajo perfil.

Así, los herederos de la fortuna de Inés, hasta hoy la mujer más rica de la Argentina, son sus hijas Bárbara y Amalia, y a la familia de su desaparecido hijo varón.