Menu Big Bang! News
Desfile inaugural de la peluquería de Ruben Orlando en la Villa 31, con modelos de Guido Model

Desfile inaugural de la peluquería de Ruben Orlando en la Villa 31, con modelos de Guido Model's, la agencia de modelos de la villa. Foto: Guadalupe Aizaga

Actualidad Una noche en el BAFICI

(NOTA LARGA) La villa 31 copó el cine para ver a sus chicas

El film Guido Model’s, dirigido por Julieta Sans, cuenta la travesía de Sonia y Delia, dos chicas de la agencia de modelos de Guido Fuentes García, un boliviano de la Villa 31 que creó en su barrio una agencia de modelos, se vio en el BAFICI. Conocé la historia en esta nota y mirá los videos y el trailer de la peli. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

 

Guido Fuentes es un inmigrante boliviano, tiene 40 años y vive en la Villa 31 en el barrio de Retiro. Es un ex diseñador de ropa que vive en el barrio desde al menos veinticinco años y hace siete años tuvo una idea polémica. Con algo de dinero prestado compró dos máquinas de coser usadas y comenzó a pergueñar su sueño. Enseguida se hizo de algunas telas estampadas, que fueron desechadas por vecinos que trabajan en la industria textil de la clandestinidad. Guido, tenía conocimientos para diseñar ropa, cortar, coser y moldear y fue creando diseños exclusivos. Y así le fue dando forma a su agencia de modelos villera. Faltaban las chicas.

Guido Fuentes García en plena tarea de diseño y costura en su taller montado en su propia casa de la Villa 31, en Retiro.
 

“Quiero que todo el mundo vea que acá también hay chicas lindas”, le dijo a sus vecinos que cuestionaron su idea.

Tocó timbres en el barrio, habló con amigos y así, de a poco y venciendo los prejuicios de las madres, fue reclutando un su propio staff con docenas de chicas de todas las edades. Al principio tuvo unas 30 aprendices entre 8 y 21 años que ensayaron tres veces por semana en la casa de Guido. Usaban como pasarela un pasillo interno de menos de un metro de ancho por siete de largo, que comunica con el cuarto donde vive y duerme. Allí les enseñó a caminar, a mover las caderas, a darse vuelta como profesionales a las hijas de las vecinas de la Villa. Con el tiempo y la confianza, unos vecinos de la Villa hicieron un videoclip. Mirálo.

 

 

El momento cumbre, hasta ahora, había sido un desfile de sus propias modelos un sábado de diciembre de 2009. Y no se anduvo con ideas pequeñas: al megaevento lo llamó Festival Show de Modelaje No a la Discriminación. Hubo más de 40 modelos desfilando con vestidos que él mismo diseñó y bordó a mano. Hubo un breve show de Tango y música típica de Bolivia, Paraguay y Perú. La pasarela fue la canchita de fútbol donde todas las tardes, otros niños de la Villa sueñan con jugar en la primera de algún club importante y así salvar a toda la familia. Como Diego, cómo Carlitos Tévez. Y hasta el canal del barrio, Mundo Villa, los tomó en serio.

 

 

Aquella noche fue todo un éxito, que hasta varios medios (diarios y Revistas) se acercaron a cubrir el exótico evento.

Sin embargo Guido Models, como su creador llamó a su agencia, tuvo su nueva noche triunfal aunque no se trató, esta vez, de un desfile. Ahora el desafío, el sueño, llegó a la pantalla grande.

El afiche de promoción del film “Guido Model’s” dirigido por Julieta Sans se verá en el BAFICI.
 

La peli fue dirigida por la fotógrafa Julieta Sans, será presentado en la 17° edición del Buenos Aires Festival del Cine Independiente (BAFICI) participando en la competencia oficial en representación de la Argentina. No hay entrevistas y nadie habla a cámara, Sanz elige retratar momento.

La directora del film, Julieta Sans, es fotógrafa y debuta en la pantalla grande con esta Opera Prima.
 

Sanz estudió letras en la UBA y fotografía en la Escuela de Fotografía Creativa de Andy Goldstein, y realizó un posgrado en fotografía en Central Saint Martins, Londres. “Guido Models” es su primer largometraje. Mirá el trailer oficial del film.

 

El film se ocupa, en particular, de narrar uno de los viajes que organiza junto a dos de sus dos modelos más prometedoras, Sonia y Delia, con el propósito de buscarles un futuro laboral. Viajan los tres a Bolivia, donde Fuentes es una modesta estrella. Él las lleva a la televisión y organiza un evento: se maneja como un empresario noble, utilizando todos los medios disponibles en favor de los demás.

 Ante las cámaras de un canal de su país, Guido define su emprendimiento como “una escuela y agencia que ayuda a chicas sin recursos para que puedan salir adelante y cambiar sus vidas como modelos”. Y según comenta, cuenta con un slogan: “Todo por la integración. No a la discriminación. Sí a la inclusión”.

Aquellas madres de la Villa 31, temerosas de entregarle sus hijas a Guido, y los muchachotes que vigilaban los movimientos de sus hermanas desde las terrazas y ventanas de las casillas, asistieron, emperifollados para la ocasión, al estreno el domingo 19 en el Village Recoleta. Vieron en la pantalla la travesía de Sonia y Delia, dos de las Top Models de Guido. Cuentan que al final, medio barrio copó el cine – las entradas para esa función estuvieron agotadas- y se puso de pié para ovacionarlas.