Menu Big Bang! News
Actualidad Un drama oculto

Ni uno menos: los hombres víctimas de las mujeres violentas

El reverso de la violencia de género machista: cada vez hay más casos de hombres que son golpeados por sus parejas. Los casos más recientes y por qué las víctimas no se animan a denunciar.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Al hablar de violencia no debería especificarse el género, pero en los últimos tiempos se conocieron una gran cantidad de casos en los que la mujer es víctima y el hombre victimario. Pero aunque en la mayoría de los casos hay violencia machista, no siempre es así. El domingo pasado, un hombre fue asesinado de una puñalada en el pecho. La que sostenía el cuchillo era su pareja, a quien había denunciado por violenta. Este caso no es un hecho aislado y desnuda un drama que a veces es invisible: los hombres también son víctimas de la violencia en la pareja.

Bigbang dialogó con la abogada y licenciada en criminología Liliana González, presidenta del Centro de Prevención y Asistencia de la Violencia Familia. “En lo que va del año ya tengo 103 casos de hombres golpeados”, asegura. Y como agravante explica que de 10 denuncias de violencia psicológica, 7 de ellas incluye agresión física.

Florencia está detenida en la comisaría 7° de Pilar por causar la muerte de su pareja al arrojarle agua hirviendo.

“Cada vez son más los hombres que se animan a denunciar a sus parejas pero en general se generan situaciones de menosprecio, burlas y produce vergüenza en la víctima

El temor a denunciar

En esta circunstancia coincide la creencia del hombre víctima con el de la mujer golpeada. “Creen que la situación va a cambiar o mejorar y en su imaginario suponen que serán discriminados al hacer la denuncia. Temen que se rían de ellos o no les crean. Como también piensan que es algo pasajero y que ella cambiará”, detalla.

Entre los casos que recibe la especialista puede decirse que en general los hombres eligen mantener la relación pese a la violencia qu sufren porque no quieren perder el vínculo con sus hijos. 

“Al separarse, la mujer pierde el objeto del maltrato y comienza a utilizar  otras herramientas de extorsión, que terminan siendo los hijos. Empiezan con denuncias de deuda de alimentos; cortan las visitas incluso pueden generar cerco domiciliarios por falsas denuncias de abuso”, afirma Liliana González.

Método de violencia

La forma en que la mujer es violenta con el hombre comienza de la misma manera que en el caso inverso. “Todo empieza desde lo psicológico y luego siguen los golpes. Las mujeres golpean con lo que tienen a mano o a puño cerrado. No existe la limitación física. Incluso tengo clientes que sufrieron rotura de nariz debido a recibir varios cabezazos. Otros sufrieron golpes con planchas y apuñalamiento con tenedores y cuchillos”, describe la letrada.

 

Perfil psicológico

En Ceprevi se reciben consultas de violencia familiar, tanto hombres como mujeres. Según comentan los especialistas en el área psicológica, los rasgos del golpeador en términos generales son similares pero ante el entorno se diferencian.

“El hombre golpeador puede verse más cínico y mantienen un perfil bajo en la familia. Pero en la mayoría de los casos en donde la mujer ejerce violencia es visible su desborde emocional. Tiene actitudes de carácter fuerte y no oculta su maltrato. Es más impulsiva”, suma González, quién además dice que “los juzgados no están preparados para estas situaciones”.

Desde el Gobierno existe una línea abierta por violencia familiar donde atienen a hombres. 

“Un hombre golpeado no logra nada, tarda meses en poder alejar del hogar a su pareja y es revictimizado por los camaristas que incluso hasta hacen comentarios como ‘es la mujer que vos elegiste’. En cambio, una mujer hace una denuncia y puede lograr que se desaloje al golpeador”.

Problemática social

Como modo de solución, González sólo encuentra como la salida a la prevención. “La solución es la prevención y educación sobre el tema. Ante el primer acto de violencia no hay retorno. La violencia va en escala, no retrocede nunca sin ayuda. Ambos, víctima y victimario, necesitan ayuda. Es vital entender que no se aislen y hablen del tema”, afirma.

En el mundo, este drama se repite y existen distintos planes de ayuda al hombre golpeado.

Caso reciente

Otro caso ejemplo de esta problemática es el ocurrido ésta semana. Una mujer, casada, madre de dos hijos y 33 años, fue arrestada el martes en su departamento de Cuba al 2300, en Belgrano, por la División Homicidios de la Federal, en base al testimonio del hijo de un hombre, heladero, que fue encontrado muerto el 30 de julio del año pasado. Según se conoció, ambos mantenían una relación desde hacía más de diez años y se sospecha que ella cometió el crimen.

La víctima tenía las manos sujetas con pañuelos de seda y corbatas, y una cuerda alrededor del cuello.

La víctima apareció muerta en el primer piso de un edificio de Bacacay al 2600, en Flores. Por las ataduras que le hicieron y la posición del cuerpo, los peritos concluyeron que fue asesinado a puñaladas en medio de un juego sexual. Los investigadores consideran que no ejerció resistencia; tenía las manos sujetas con pañuelos de seda y corbatas, y una cuerda alrededor del cuello pero de una manera que no lo inmovilizaban por completo. En el lugar faltaron 20 mil pesos que se habría llevado el responsable del crimen.

Lo que dicen los expertos

A la hora de recibir a un denunciante, en Ceprevi se lo escucha y se lo asesora con especialistas en distintas áreas. La mujer encuentra atención gracias a planes nacionales sobre violencia de género, los hombres deben acudir a centros privados específicos. “Se debería implementar un plan nacional sobre el tema, específico porque cada vez son más las víctimas. Y son muchos los que aún no contaron lo que padecen”, añadió González.

La marcha de los hombres en búsqueda de justicia ante los hechos de violencia por parte de la mujeres. 

La confesión de lo padecido sucede en momentos claves. Los hombres tímidamente piden ayuda en casos de divorcios conflictivos y en ese momento puede que comenten lo que sufren puertas para adentro pero el maltrato puede existir desde los inicios de esa relación y nunca fueron advertidos.

Caso testigo

“Mi primer cliente, en los años 80 era un marino que aparecía con golpes y decía que era porque se caía en el barco y luego los amigos descubrieron que la mujer lo golpeaba. Al día de hoy, cuando los entrevisto les explico que son víctimas de violencia y ellos se sorprenden, como si no entendieran que no es correcto recibir golpes o insultos. La situación es más grave de lo que se cree”, finalizó la experta.

Actualmente Ceprevi sólo en Buenos Aires y Capital Federal llevan adelante la causa de 103 víctimas masculinas pero además tienen dos casos del interior, al que acuden ante la falta de abogados especializados en el tema. 

En los medios cada vez más se difunden casos de este tipo y colaboran para seguir informando los espacios de ayuda para las víctimas, victimarios y familiares.