Menu Big Bang! News
Actualidad megaobra

Obra "faraónica" del macrismo: una autopista que cruza la ciudad

Después de tres décadas de proyectos fallidos, podría concretarse a fines de 2018. Implicaría un endeudamiento de 500 millones de dólares y mejoras para el tránsito del centro porteño.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cambiemos proyecta la obra más importante para la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Una que permitiría, por ejemplo, unir Avellaneda con Vicente López en 12 minutos.

Se trata de la Autopista Ribereña, una obra que suscita debates entre Nación y Ciudad desde hace tres décadas.

Una de las proyecciones para la Autopista Ribereña.

El nexo entre las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata es, por ahora, una historia frustrada de contratiempos, estudios y proyectos más o menos concretos en estos años.

Cuando todo parecía indicar que el trayecto sería salvado por un gran túnel, con un costo estimado de entre 1.000 y 1.500 millones de dólares, la llegada del macrismo al poder -la ciudad, la provincia y la Nación- volvió a alterar los planes.

El presidente aprobó el proyecto para volver a la idea original de la autopista. La idea es que corra por encima de donde hoy están los estacionamientos y las canchas de fútbol de Puerto Madero, por donde hoy circula un tren.

En esta iniciativa, los túneles sólo estarían en los extremos de la obra. Por ahora, se calcula una erogación de 500 millones de dólares. Una vez más, se proyecta recurrir al financiamiento externo -vía Banco Mundial o Banco Interamericano de Desarrollo- para cubrir los costos.

La obra podría integrarse al sistema de estaciones RER.

La licitación se lanzaría en los próximos meses, con el objetivo de que la obra empiece durante 2016. Se estima su finalización para fines de 2018.

Un trampolín para el sucesor de Macri en la ciudad.

Más allá de las eventuales mejoras en el caótico tránsito porteño, que encontraría un alivio al paso de camiones por las avenidas Madero y 9 de Julio, la obra supone un importante espaldarazo para Rodríguez Larreta, quien querrá capitalizar el logro antes del final de su mandato.