Menu Big Bang! News
Actualidad El otro Kamasutra

Para analizar: dime qué posición sexual eliges y te diré cómo eres

Cada pose tiene sus características, que hablan de la personalidad de los que la llevan a cabo. Las claves para entender cómo somos según lo que hacemos en la cama.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cómo somos y qué hacemos tiene más relación de la que uno imagina, y el sexo no es la excepción. Hasta ahora se creía que la elección de una pose sexual se debía a una cuestión de comodidad, cansancio o placer garantizado. Pero como todo tiene que ver con todo y nada es casual en la vida, ni siquiera algo tan "espontáneo" como lo sexual está librado al azar: la ubicación y posición que se elige en la cama habla de los rasgos de la personalidad de cada individuo.

Según un análisis presentado por el sitio Cultura Colectiva, elegir ciertas posiciones a la hora de mantener relaciones habla de nuestro carácter y nuestra historia: una dinámica sexual refleja miedos, inseguridades, exigencias y necesidades. Es por eso que este sitio publicó una guía, realizada por especialistas, para al analizar nuestra personalidad

Misionero: la clásica postura que eligen las parejas.

El Misionero

El clásico Misionero no tiene la fama por casualidad, se la tiene bien ganada. Los hombres que la prefieren no toman riesgos, eligen entrar en una zona de confort y seguir las reglas. Seguramente son hombres que no persiguen sus sueños de infancia. sin embargo, eso no tiene nada de malo, los riesgos no son para cualquiera. Además, esta elección demuestra que son más propensos a la fidelidad que cualquier otro.

Las mujeres que lo eligen prefieren mantener una conexión con su pareja y el sexo es algo que consideran íntimo, completamente mágico y especial. La monogamia es ese terreno al que no le temen; de hecho, es al que pelean por ir todo el tiempo.

 

De atrás, la posición que es elegida por las mujeres.

El Perrito

Según el análisis, el “Perrito” es otra de las poses más elegidas. Los que son fan de tener a su pareja en “cuatro patas” y ejecutar la acción desde atrás, disfrutan de las oportunidades de sometimiento. El goce pasa por “aparentar”, en ser tranquila, pero no dudar en soltar los animales.


Ella arriba

Los hombres que prefieren tener a la mujer encima, por lo general, son los que odian los compromisos y los esfuerzos que no tengan que ver directamente con ellos. En cambio, las mujeres que dominan la acción son las que mantienen un rasgo de pelear por lo que quieren sin que les importe el qué dirán.

Dar la espalda no es malo si termina en "cucharita". 

Cucharita

Parece una pose de descanso pero los psicólogos sostienen que es elegida por los que tuvieron una adolescencia poco estable, o que cuentan con una baja autoestima

Y en el caso de ellas, eligen la cuchara por saberse confiables, optimistas y con el fin de generar la idea de que “nunca se irán a ningún lado”.

Los expertos aseguran que las posturas en la cama pueden hablar de nosotros.

De pie

Para los que prefieren el sexo fuera de la cama, está la pose “de pie”. Los hombres que se toman el trabajo de mantener esta pose, que exige equilibrio y algo de fuerza, son los que se animan a los desafíos, los que no quieren las cosas fáciles. Y las mujeres que no temen a exponerse en esta posición son las que se esfuerzan por mantener el ritmo del otro, siendo fuertes y que se desesperan antes los que no le pueden seguir el ritmo.

Claro que estas descripciones son a nivel general, y existe un margen de error. No estamos hablando de máquinas, sino de personas con ciertas características que se encuentran con otras para entregarse a un encuentro en la pose donde más se conecten y se sientan a gusto.