Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Actualidad Santo del trabajo

Patrono pasado por agua: San Cayetano congregó menos fieles por la lluvia

La tormenta que cayó durante la madrugada hizo que menos gente se acercara al santuario de Liniers. “San Cayetano inundá nuestra tierra con la misericordia de Dios”, es el lema de este año. Los fieles, desde el dron de BigBang.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Menos gente que el año anterior. Ese fue el diagnóstico de quienes todos los años se acercan al santuario de San Cayetano y que esta madrugada comenzaron a ingresar en la iglesia situada en el barrio de Liniers para venerar al santo.

Los fieles, desde el dron de BigBang.

La lluvia de la madrugada debe haber asustado a algunas personas, porque hay muy poca gente, pero creo que más tarde se van a ir acercando”, dijo a la agencia Télam Isabel que vive en Rafael Castillo, partido de La Matanza, y partícipe de la celebración a pesar de las intensas precipitaciones que se registraron por la madrugada.

La fe es más fuerte que la lluvia, que el frío, siempre que lo necesité el santo me acompañó por eso hoy que tengo que agradecer también estoy con él. Siempre venía con mi mamá pero ya no está y cada vez que vengo siento que estoy con ella”, aseguró la mujer que hace más de 20 años asiste todos los 7 de agosto a Liniers.

En 2014 hubo más gente, gracias al buen tiempo.

De todos modos, a pesar de las malas condiciones climáticas, miles de fieles pasaron por el templo de Cuzco 150, donde la fiesta en honor del santo de la Providencia lleva por lema “San Cayetano inundá nuestra tierra con la misericordia de Dios".

Monseñor Ares fue quien abrió las puertas del templo a la medianoche en medio del tañido de campanas y fuegos de artificio, y luego bendijo a los peregrinos.

Delia Noris fue la primera en ingresar y recorrer el trayecto desde el pórtico del templo hasta el lugar donde está emplazada la imagen el santo, pero por primera vez en más de 30 años la mujer no pudo hacerlo de rodillas por prescripción médica.

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, presidió la misa central, mientras que organismos como la Cruz Roja, Defensa Civil y el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad montaron puestos de asistencia.