Menu Big Bang! News
Piromaníacos 2.0: la tendencia de quemar fósforos y filmarlo

Actualidad Virales encendidos

Piromaníacos 2.0: la tendencia de quemar fósforos y filmarlo

Ver un incendio provoca curiosidad. Y en la web son furor los videos para piromaníacos y curiosos. Mirá los increíbles videos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La piromanía es un trastorno psiquiátrico caracterizado por el impulso de iniciar incendios. Pero para no llegar a un extremo peligroso, en la web existen los que organizan, con todos los recuados necesarios, "mini incendios" que luego se viralizan.

 Los vídeos registran cómo miles de fósforos se encienden en cadena. Cual efecto dominó, uno por uno se enciende y comienza la "magia". En 14 minutos se ve desde el comienzo y hasta el final de la fogata, donde todo queda reducido a cenizas.

Claro que no es para hacer en casa debido a los riesgos que se corren por la cantidad de fósforos que se queman. Los "piromaníacos 2.0" ganan terreno en la web. Según los que siguen estas publicaciones, genera placer desde la imagen, el sonido y muchos se imaginan el olor a fósforo quemado. En resumen, simplemente, despierta la curiosidad de los navegantes. 

La originalidad del armado es clave. Las estructuras de fósforos pueden adaptarse a distintos diseños y modelos. Los retos en las redes es llegar a un número aún más mayor del obtenido.

La tendencia marca precedentes: no es lo único que incendian. Otros experimentos mezclan el fuego y otros químicos. Ver la llamas en la pantalla evidentemente atrae.

Los mismos suman desde 600 mil reproducciones y llegan a superar los 3 millones. "Hombre Me encanta que el sonido crepitante!!", dice un usuario para felicitar al creador del video. Pero otros cuestionan estas prácticas debido a que generan más contaminación ambiental. 

La tendencia comenzó con videos donde se caían fichas de dominó y luego siguió con otros elementos. Con un estilo similar, también se pueden encontrar los videos que muestran cómo una prensa hidráulica rompe desde una bola de bowling hasta un auto de juguete.