Menu Big Bang! News
Actualidad exporación lunar

Polémica por la estación espacial china en territorio neuquino

Un informe de “Periodismo para Todos” vinculó a la base instalada en Bajada del Agrio con intereses militares del país asiático. El ministerio de Planificación respondió que el lugar “tiene fines científicos y civiles exclusivamente” y recordó que el proyecto había sido aprobado en el Congreso.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La estación satelital instalada en el marco del Programa de la República Popular China de Exploración Lunar causa inquietud en Neuquén. En la noche del domingo, llamó la atención del programa “Periodismo para Todos”, por la pantalla de Canal 13.

En un informe que tuvo el testimonio de políticos opositores al kirchnerismo, Jorge Lanata habló de la “preocupación” por el “posible uso militar” de la base. Incluso, el periodista consideró que el lugar puede ser un punto de disputa en una eventual lucha “por el control espacial”.

La base está en la localidad de Bajada del Agrio, 60 kilómetros al norte de Zapala. Son 200 hectáreas que el gobierno argentino cedió por 50 años, libres de impuestos. En el informe se destacaron las dificultades de acceso a la zona y el secretismo que parece rodearla.

“Es tierra china en territorio argentino”, se quejó el intendente de Neuquén Capital, Horacio Quiroga. “¿A quién responde el personal militar?”, se preguntó.

El lugar está bajo jurisdicción de las fuerzas de seguridad del gigante asiático. La diputada provincial Beatriz Kreitman, que recordó la importancia de las telecomunicaciones en un mundo global, criticó que un país extranjero haga uso del territorio argentino para sus propios fines. El tema se vive con “preocupación”, lamentó la legisladora, que también reconoció la “desinformación” que rodea el tema.

Roberto García Moritán, de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, consideró “llamativa” esa obra y sus “implicancias financieras”. Esa infraestructura “tiene la capacidad de interferir comunicaciones y redes electrónicas, conocer información sobre el movimiento de misiles y hasta de drones”, precisó el experto.

DESMENTIDA OFICIAL

Mientras el informe se emitía, el ministerio de Planificación lo calificó de “falaz y malintencionado”. En un extenso comunicado, aclaró que “no existen cláusulas reservadas o secretas” en el acuerdo y que “no prevé la implementación o el despliegue de actividades militares”.

También se asegura que “la estación tiene fines científicos y civiles exclusivamente, centrándose en realizar tareas de monitoreo, control y bajada de datos de las misiones de exploración interplanetaria chinas”.

El organismo recordó que el acuerdo (suscripto el 23 de abril de 2014) fue aprobado por el Congreso en febrero de este año. También destacó que implica una inversión de 50 millones de dólares, que dará trabajo a 400 personas. El lugar, sin embargo, es eje de un conflicto gremial en el que hay involucrados trabajadores argentinos.

Por último, mencinó el contexto en que se instaló la base: “Desde el año 2003 Argentina impulsó el Plan Nacional Espacial”, en el cual habrá invertido “más de 10.000 millones de pesos” hasta fin de año.