Menu Big Bang! News
Actualidad Detenido

Polémica: un neonazi de Mar del Plata es empleado municipal

Uno de los tres detenidos el jueves por la tarde es guardavidas de las playas de La Perla. Está acusado de golpear y amenazar a un grupo de jóvenes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo el jueves por la tarde en Mar del Plata a tres integrantes de Bandera Negra acusados de atacar a jóvenes en Mar del Plata. Entre los agresores de la patota neonazi se encuentra Nicolás Caputo: se descubrió que es empleado municipal y trabaja como guardavidas en una de las playas del barrio La Perla, situado a pocas cuadras del centro marplatense.

Caputo, uno de los detenidos el jueves, es guardavidas municipal.

Según publicó el sitio 0223 de Mar del Plata, el detenido ingresó a la planta municipal en el año 2012 y es hijo de un histórico guardavidas de la ciudad

Caputo al momento de ser trasladado a los Tribunales el jueves por la tarde. Foto: 0223. 

Su número de legajo es 29461 y trabaja 42 horas semanales como Guardavidas

Lista de guardavidas municilapes. Caputo aparece entre ellos. Fuente: Mardelplata.gob.ar.

La detención de los neonazis

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo el jueves por la tarde en Mar del Plata a tres integrantes de Bandera Negra, Caputo, Alan Olea y Gonzalo Paniagua, la organización neonazi que en octubre atacó a varios jóvenes en la Plaza España.

Alan Olea, Nicolás y Marcos Caputo y Gonzalo Paniagua conforman Six Millon More.

Los tres detenidos, junto a Marcos Caputo, integran la banda Six MillonMore –“6 millones más”, en una tremenda alusión al Holocausto-, por la cual forman parte del movimiento cultural internacional RAC, es decir, rock anti comunista.

Lucas Alan Baima fue uno de los jóvenes agredidos por integrantes de Bandera Negra en Mar del Plata.

Por su parte, Carlos Pampillón, líder de la organización neonazi Fonapa,deberá ir a juicio oral por los ataques contra el monumento de Memoria, Verdad y Justicia de la Base Naval y la sede del Centro de Residentes Bolivianos de Mar del Plata por los que podrían estar hasta diez años preso.