Menu Big Bang! News
Actualidad Florencio Varela

Policía denunció que fue drogada, golpeada y violada por su ex

Sucedió en Florencio Varela y la víctima reclama que la escuchen. Denunció que luego de tomar una bebida quedó inconsciente y que fue golpeada y sometida sexualmente por su ex pareja y un primo. El perpetrador, padre de su hijo, la terminó echando de la casa a los tiros con su propia arma reglamentaria.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Siente que la tratan de responsable de su martirio y no logra obtener respuestas a su denuncia. “Me hicieron de todo y yo parezco la culpable”, dijo la agente policial de Florencia Varela, Daiana Goy, sobre el infierno que padeció al ser violada por su ex pareja y un primo de éste.

La mujer policía denunció que los abusadores le suministraron una bebida alcohólica con una sustancia que la dejó inconsciente. Sin tener noción de lo que sucedía fue abusada sexualmente por su ex pareja y el primo de éste. Luego fue golpeada por el primero, quien además es el padre de su hijo y la echó de su propia casa a los tiros con su arma reglamentaria.

“Me dieron una bebida, y desde aquel momento no me acuerdo más nada. Cuando recuperé la conciencia, veo que estoy desnuda en mi cama, con el primo de él intentado poner su pene en mi boca mientras que el papá de mi hijo me penetraba”, indicó la denunciante.

Según informaron varios medios, Goy había finalizado su jornada laboral como agente del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de Florencio Varela y regresó a su vivienda, donde se hallaba su ex pareja, que se había quedado alcuidado del hijo de ambos.

Daiana Goy, mujer policía, denunció el peor de los flagelos.

Al ingresar a su propiedad, el hombre se retiró de la misma con el argumento de dirigirse a un almacén cercano y a los pocos minutos retornó: “Volvió con su primo y dos botellas de alcohol”, narró Daiana al portal de noticias El Radar del Sur.

Luego del salvaje abuso, ambos sujetos se fueron de la casa, pero su ex pareja volvió al inmueble para golpearla. “Comenzó a pegarme y a decirme que era una trola. Entonces me sacó de mi casa a los tiros, con mi propia arma”, señaló la Goy.

La mujer policía de Florencio Varela, en servicio.

Finalmente, la mujer pudo escapar y pidió ayuda a sus colegas de la Comisaría de la Mujer y la Familia. En lo inmediato, se deberá presentar en la dependencia policial para someterse a un análisis psicológico, con el fin de determinar el grado de veracidad de sus dichos e iniciar así una investigación.