Menu Big Bang! News
Actualidad Insólito: exigen $ 50 millones

Por el FIFAGATE, barras reflotan demanda millonaria

Son barrabravas argentinos que fueron deportados de Sudáfrica en el Mundial 2010 y entablaron una demanda contra FIFA. Con la confesión de Chuck Blazer, quien admitió haber cobrado coimas para designar esa sede, la demanda revive. El jefe de la barra de Independiente y sus “colegas” quieren unos $ 15 millones cada uno. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Chuck Blazer, uno de los arrepentidos del FIFAGATE, admitió haber cobrado coimas para la designación de los Mundiales de Francia 1998 y de Sudáfrica 2010. Para esa Copa del Mundo, desde la Argentina partió un contingente de barrabravas nucleados en la ONG Hinchadas Unidas. Al pisar Johannesburgo, 6 de ellos fueron enviados de inmediato de regreso. Los más caracterizados, Pablo “Bebote” Álvarez, de Independiente, Andrés “Raba” Torres, de Platense, y Daniel Attardo, de Rosario Central. A través de su abogada, Débora Hambo, presentaron una demanda millonaria contra la FIFA y contra la SAFA (Asociación de Fútbol Sudafricana) por daño moral, daño al honor y daño físico. La suma asciende a los $ 15 millones por cabeza y se intensifica con este escándalo de corrupción. “Ahora se amplían los hechos y se amplía la base jurídica del reclamo”, explica la abogada.

Bebote dice que viajó a Pretoria para alquilar la escuela donde se alojaron los barras. En la foto, con Mallo.

En un escrito de 23 páginas, “Bebote” se declara “hincha de fútbol”, explica el funcionamiento de la extinta HUA y detalla el alquiler de la escuela en Pretoria donde se alojaron los barras. “Todo era ilusión. Todo era sueño”, poetiza el documento, en el que relata el momento de la deportación: “Entre todos me maniataron, patearon, rociaron mis ojos con gas y uno de ellos golpeó de una patada en la cabeza a otro argentino que se levantó para auxiliarme”. 

Más adelante, y como una premonición a lo que reconoció el “Topo” Blazer, “Beboteexplica las irregularidades en la elección de la sede, claro que sin dar detalles. Se refiere a “una votación secreta del Comité Ejecutiva de la FIFA”. Su abogada asegura que la existencia de un arrepentido y una confesión ante el juez se podría incrementar el reclamo inicial. “Es la teoría del árbol venenoso, que se pudre a través del fruto. Esto es lo mismo”, explica, y dice que la demanda, que estuvo a punto de prescribir, renace con este escándalo. 

Chuck Blazer, el arrepentido, aceptó haber cobrado coimas para la designación de Sudáfrica como sede.

Lo cierto es que el capo de la barra del Rojo presentó una demanda por daño al honor ($ 3,5 millones), daño moral ( $ 3,5 millones), daño físico ($ 500.000), daño emergente ($ 2,5 millones)daño a la imagen ($ 5 millones). En total, “Bebote” Álvarez le reclama a la FIFA $ 15.024.640. Sus pares de Platense (Torres) y de Central (Navarro) presentaron una demanda similar. El reclamo de los barras asciende a casi $ 50 millones en conceptos indemnizatorios.