Menu Big Bang! News
Actualidad Ronda final de alegatos

Por la tragedia de Once, los familiares piden 15 años de cárcel para Jaime y Schiavi

Lo solicitó la querella que representa a la familia de Lucas Menghini Rey, fallecido en el accidente. También exigieron que se incluya al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, por presunta “participación criminal” en el hecho.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los abogados querellantes Leonardo Menghini Rey y Leila Leiva, que representan a la familia de Lucas Menghini Rey, fallecido en el accidente, pidieron hoy 15 años de prisión para los ex secretarios de Transporte de la Nación Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, y 18 para el ex dueño de Trenes de Buenos Aires (TBA) Sergio Claudio Cirigliano, por la tragedia ferroviaria de Once.

Además, solicitó se investigue al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, por su presunta "participación criminal" en el hecho, según informó la agencia DyN.

Luján Rey, madre de Lucas Menghini Rey, en el primer aniversario de la tragedia.

"Justicia para las víctimas y los heridos de la tragedia de Once", cerró entre lágrimas su alegato Menghini Rey, quien además de abogado del caso es el tío de Lucas Menghini Rey, la última víctima fatal en ser encontrada tres días después, a pesar que estaba dentro de una cabina del cuarto vagón del tren.

"Lucas iba a trabajar a un call center porque tenía una nena de cuatro años. Fue papá a los 16 años, era músico. TBA lo condicionó a viajar como viajó. Y tenía que hacerlo porque si no, perdía el presentismo", recordó la historia de Lucas su tío, lo mismo que hizo con otras víctimas de la tragedia.

Menghini Rey también criticó a la entonces ministra de Seguridad, Nilda Garré: "Dijo que Lucas viajaba en un lugar prohibido burlándose de las víctimas, de los pasajeros y de todos los argentinos".

Una de las dolorosas imágenes de la tragedia de Once.

Respecto de Jaime y Schiavi, Menghini Rey señaló que tenían el deber de "supervisar" a TBA, y que "estaban en cabal conocimiento de las graves deficientes de TBA, pese a lo cual permitió continuar con la operatoria".

El abogado explicó que, como secretarios de Transporte, dependían del Ministerio de Planificación Federal, a cargo de De Vido, por lo cual pidió que éste sea investigado.

Al único acusado que eximieron de responsabilidad fue al maquinista Córdoba, porque "no poseía alcohol en sangre ni sufría de epilepsia", y además porque "no pudo preverse el estrago doloso".

El juicio continuará el próximo lunes a las 9, cuando haga su alegato la última querella, a cargo de la abogada Patricia Anzoátegui.