Menu Big Bang! News
Por qué Mr. Robot es la mejor serie de 2015

Actualidad Mundo Series

Por qué Mr. Robot es la mejor serie de 2015

Un hacker con “poblemitas” es el protagonista de este psyco tecno thriller genial. Si estás buscando una serie y te gustan las tramas intrigantes y algo oscuras (no es sólo una serie de hackers), no busques más. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa
Antes que nada, dos puntos para ponernos de acuerdo: 1) Las series están. Ahí, en algún lado. Se pueden ver de mil maneras. Algunas cadenas las emiten en simultáneo en Estados Unidos y la Argentina, pero en general hay demora en los estrenos locales. Cuando terminan, salen en DVD/Blu-ray. 2) Si las emiten o emitirán localmente algún canal, aviso. Si está en Netflix, aviso. Si no digo nada, busquen. No incentivamos a hacer nada que no se deba, claro, pero busquen.

 

Mr. Robot es la mejor serie del año. Por estética, por guión y porque llegó a darle un poco de aire a un 2015 flaco de estrenos.

Sería muy, muy fácil, describir esta serie con una analogía a una película muy conocida (escuché a alguien hacerlo por radio y lo odié), pero sería cancherear y hacer, sin hacerlo directamente, el peor de los spoilers. Es como si la trama girara en torno de alguien que cree estar vivo y no lo está, y esta crítica recomendada: "A los que les gustó 'Sexto sentido' les va a encantar". No lo haré.

Trailer oficial

Mr. Robot -de la cadena USA Network- es un psyco tecno thriller con gran tensión argumental y una estructura muy sólida: funciona. Y tiene una estética visual “década del ‘80” que está muy bien.

Elliot Alderson (Rami Malek) es un programador informático con problemitas. Es un genio en lo suyo con evidentes desórdenes de ansiedad y una adicción a la morfina que lo tiene siempre en estado "ojos brillosos modo on".

Es un justiciero, un alma noble que hackea para desenmascarar a los malos (literalmente, hackea y expone tipos que cree malas personas) y que tiene, entre ojo y ojo –porque supuestamente lo afectó en su niñez–  a una compañía gigante, global y todo poderosa llamada E Corp. Le dicen Evil Corp, o Corporación Malvada (¿Hola, Bill, cómo estás?).

Fsociety ama las máscaras y los comunicados televisados.

Hay súper hackers chinos involucrados, un juego de intrusiones varias y reuniones secretas. Toda esto, sumado a la extraña vida y personalidad de Elliot. Así transcurren los primeros capítulos y son una gran presentación de los que vendrá.

Las cosas se complican cuando aparecen un hacker más grande, Mr. Robot (Christian Slater), que busca reclutar a Elliot para un grupo llamado de ciber activistas llamado fsociety, y Tyrell Wellick (Martin Wallström), un yuppie tecno que quiere llevárselo a Evil Corp (el personaje Joanna Olofsson Wellick, su esposa, es uno de mis preferidos: aparece poco, deja huella y promete más).

Slater protagoniza a un hacker “viejo” que quiere revancha.

Como trasfondo permanente, un clásico estereotipo de hacktivismo: apretar un botón y que el mundo se apague y termine la tiranía financiera, se derrumben los bancos, la información fluya libremente y todos seamos felices. Pero es un trasfondo, nada más. Hay un tira y afloje permanente, mucho misterio, mucho hackeo, y la trama se complica. Todo se pone negro, más punk. Ciberpunk. "¿Esto es la revolución, un montón de gente con trajes caros corriendo de un lado para el otro? No me la imaginé así", piensa Elliot en el último episodio. 

Detalles: el último capítulo fue pospuesto una semana en EE. UU. porque contenía una escena fuerte (muy fuerte) que tenía bastantes parecidos con el asesinato en vivo de dos periodistas en Virginia. Para no herir la sensibilidad de los televidentes, el final se retrasó una semana.  Y el capítulo final tiene dos cosas increíbles: una escena en Time Square, en New York, tremenda, y una post escena luego de los títulos que deja la puerta abierta para lo que vendrá. 

Son 10 capítulos y ya está OK la temporada 2 para el año que viene. Vale la pena.