Menu Big Bang! News
Actualidad Por su film "Fuerza Aérea S.A."

Por una cámara oculta, Enrique Piñeyro deberá pagar $208 mil

A raíz de la película “Fuerza Aérea S.A.”, que muestra irregularidades en los vuelos comerciales, se grabó a un trabajador con cámara oculta y sin su consentimiento. La Corte Suprema ratificó un fallo que obliga a su director, Enrique Piñeyro, y a la productora a pagarle 208 mil pesos más intereses al trabajador. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Corte Suprema dejó firme una condena contra el piloto aéreo y cineasta Enrique Piñeyro, quien deberá indemnizar con más de 200 mil pesos a un damnificado por la realización de la película “Fuerza Aérea S.A.”

De esta forma, Piñeyro deberá resarcir a Gustavo José Caputo, suboficial ayudante de la Fuerza Aérea, quien fue filmado “en su lugar de trabajo, mientras cumplía funciones como operador de tránsito aéreo en la torre de control del Aeropuerto Internacional de Ezeiza”.  

“Fuerza Aérea S.A”, película de Piñeyro, muestra irregularidades en vuelos comerciales.

Esas imágenes y un audio con su voz fueron incluidos sin su consentimiento en el film, lo que –según Caputo- derivó en “persecuciones que sufrió, sumarios administrativos, insultos de sus compañeros, acusaciones militares de traición, y finalmente un traslado hacía otro destino distinto al Aeropuerto de Ezeiza”. 

La película es crítica sobre la seguridad aérea en manos de fuerzas militares y detalla varios episodios que pasaron inadvertidos para la prensa y el público pero que pusieron en riesgo potencial a las aeronaves comerciales.

Piñeyro, en tanto, brindó una entrevista a Radio Del Plata en la que se refirió a su condena: "Es un fallo firme, pero uno también puede decir que esto lesiona seriamente a la libertad de expresión (...) Entre los accidentes de LAPA y Austral se murió más gente que los 30 años precedentes".

El máximo tribunal desestimó la última apelación que habían presentado el cineasta y la productora Aquafilms SRL contra un fallo de la Sala K de la Cámara Civil. En primera instancia, el juez Marcelo Gallo Tagle rechazó la demanda pues entendió que las apariciones de Caputo (“sólo se lo ve trabajando en el ámbito de prestación de servicios. Cuando se escucha solamente su aparente voz, se manifiesta sorprendido en relación al hecho de que se ‘tapara todo’”)”, no alcanzaron a configurar un daño para el aviador. Los camaristas Oscar Ameal, Lidia Hernández y Carlos Domínguez revocaron la sentencia y condenaron a la empresa y a Piñeyro a pagarle a Caputo 208 mil pesos más intereses.