Menu Big Bang! News
Actualidad Proyecto

Proponen utilizar las obras en construcción frenadas como viviendas sociales

Algunas están frenadas hace años. Primero quieren registrar cuántas son y qué espacio ocupan. Podrían servir para paliar el déficit habitacional. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Legislatura porteña avanza en un proyecto que busca llevar adelante un Registro Único de Obras Paralizadas en la Capital Federal. El objetivo es tener conocimiento al menos dos veces por año sobre cuáles son las propiedades cuya construcción se encuentra paralizada, así como las razones de la parálisis, que pueden variar desde interrupción material hasta impedimentos legales. Con esa información, intentarán generar viviendas sociales y nuevos espacios públicos.

El proyecto de la diputada por el Bloque Peronista, María Rosa Muiños, ya fue tratado en las comisiones de Planeamiento Urbano y Presupuesto, y según explicaron fuentes legislativas a BigBang sería tratado en el recinto en la sesión del jueves 15 de diciembre. La propuesta pretende identificar cuáles son los terrenos que podrían identificarse como ociosos para que puedan ser “destinados a garantizar el acceso a la vivienda y al espacio público”.

El objetivo es utilizar esos espacios para políticas públicas.

El objetivo es tener un mapa actualizado de las obras paralizadas y su estado en toda la capital. En la propuesta se asegura que en base a esa información se podrían llevar a cabo propuestas en materia de vivienda. El proyecto en verdad pretende modificar artículos de la ley 739, que contemplaba a las obras interrumpidas hasta el 31 de diciembre de 1999.

El proyecto señala además que el registro deberá ser actualizado dos veces por año, cada seis meses, a diferencia de la normativa original, que exigía que se informe sobre las obras paralizadas cada noventa días. Según Muiños, es un plazo “razonable y factible”.

El proyecto de María Rosa Muiños sería debatido en el recinto el próximo 15 de diciembre.

El registro incluirá razones por las que se paralizó la obra o no se le otorga el Certificado Final de Obra: su estado de avance, el emplazamiento, el grado de cumplimiento de las normas vigentes y las condiciones de seguridad

En diálogo con BigBang, la diputada Muiños aseguró que se trata de un avance importante y que se trata de obras “que son esqueletos de obras, pisos vacíos, estructuras de hormigón que además de ser terrenos ociosos son peligrosos por el deterioro”. Además, alertó que son obras ubicadas en lugares de mucha circulación.  “Podrían aprovecharse para paliar el déficit habitacional”, agregó.

El registro deberá ser actualizado cada seis meses con nuevas propiedades. 

Por otro lado, adelantó que más allá de esta norma pedirá informes al Ejecutivo porteño sobre las obras paralizadas que fueron detectadas, para tener detalles acerca del estado en el que se encuentran.

Según la diputada, el proyecto “va en consonancia con la ley de Plan Urbano Ambiental”, que se basa en tres ejes: ciudad saludable, plural y diversa. “El proyecto intenta erigirse en una herramienta útil para la consecución de esos fines y con entidad para garantizar a los habitantes de la Ciudad, los derechos reconocidos en la Constitución Local”, remarca la diputada Muiños en la iniciativa.