Menu Big Bang! News
Actualidad Neonazis

Quién es Pampillón, el responsable del avance neonazi en Mar del Plata

Xenofobia, pintadas con esvásticas, golpizas a militantes antifascistas y a homosexuales. Jóvenes que se reinvindican como skinheads y fachos toman un crecimiento inusitado. Habla el señalado como líder de estos movimientos de derecha. Se define como “patriota” y “nacionalista”, niega vinculación con estas agresiones y con los neonazis.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Carlos Gustavo Pampillón se presenta a sí mismo como “patriota argentino” y “dirigente del Fonapa” (Foro Nacional Patriótico), una agrupación ultranacionalista de Mar del Plata. Fornido y entrenado en artes marciales (se especializa en jiu jitsu), este hombre de 44 años está señalado como líder del avance neonazi marplatense, y como protagonista de varios hechos de violencia en la ciudad.

En diálogo con BigBang, la cabeza de estos movimientos de derecha se defiende: “La gente de la izquierda tiene rechazo con el nacionalismo pero de ahí a vincularme con golpes o patoterismo...”.

Pampillón entrena jiu jitsu, un arte marcial que incluye destreza para pelear en suelo. 

Su primera aparición pública se dio en 2011, cuando el Concejo Deliberante bajó el cuadro del Capitán Pedro Giachino, primer caído en la Guerra de Malvinas que luego fue vinculado a grupos de tareas durante la dictadura militar.

Ese año, Pampillón fundó “La Giachino”, organización de derecha que lo catapultó a la vida pública. Por entonces se produjo la profanación del monumento de Memoria, Verdad y Justicia en la ciudad, acto que se le atribuyó a esta organización.

Fundó “La Giachino”, en homenaje al primer caído en Malvinas acusado de represor. 

En febrero de 2014 tres integrantes de FONAPA y “La Giachino” pintaron el paredón del Centro de Residentes Bolivianos de Mar del Plata. Escribieron “Fuera Bolivia de Salta. La Patria no se negocia. Ojo… arderá el escarmiento. FONAPA – La Giachino. Viva la Patria carajo” e incendiaron el portón de entrada.

En ese entonces -informó el sitio web Cosecha Roja- Pampillón reinvindicó las pintadas, pero hoy niega su vínculo con aquel hecho: “Me acusaron de las pintadas cuando fue el paredón de los bolivianos; yo tengo una causa en la justicia federal, tengo el teléfono intervenido, cualquier vinculación con ellos estaría comprobada”. En rigor, enfrenta dos causas: una por estas pintadas y otra por el monumento. 

Pampillón desmiente estar vinculado a estas pintadas contra la comunidad boliviana. 

Pampillón atribuye las acusaciones a una movida política orquestada desde las huestes de la anterior gestión municipal, a la que -dice- demandó por calumnias e injurias junto al diario La Capital por una cifra cercana al millón de pesos.

“Esto viene del lado del ex intendete (Gustavo) Pulti, que financia al Movimiento Evita para generar todo esto. También están metidos las personas de “Nuevo Encuentro”, del sabatellismo, que es socio político de Pulti, no tengo ninguna duda. Denuncié muchas cosas del gobierno”, dice.

Junto a su esposa, puño al frente y remera polémica. 

Y va más allá: “Odian al PRO y a (Carlos) Arroyo, entonces lo hacen para vincularlos. Esto no puede afectar el gobierno de Arroyo, la gente lo votó y sabe de quién viene. La verdad es que hace 20 años que se agarran; son tribus urbanas”

“Arroyo es nacionalista y defiende los mismos valores que yo; acá le dicen todos que es nazi

Carlos Arroyo es flamante intendente. En su cuenta de Facebook, donde es muy activo, Pampillón no oculta sus simpatías por la gestión del funcionario PRO. Incluso lo vieron festejando en el búnker luego de la victoria en las elecciones. Pero su verdadera vinculación es con Emiliano Giri, uno de los funcionarios más importantes de la intendencia marplatense. 

Junto a Emiliano Giri, funcionario clave de la flamante intendencia Arroyo en Mar del Plata. 

Vinculaciones políticas

Más allá de su apoyo y/o vinculación con la gestión Arroyo, Pampillón no oculta su antikirchnerismo rabioso. Fue mentor de marchas y cacerolazos en Mar del Plata, y ha posado con Juan José Gómez Centurión, exdirector de la AGC (Agencia Gubernamental de Control) y flamante máxima autoridad en la Aduana, reconocido excarapintada, excombatiente de Malvinas y ferviente admirador del coronel Mohammed Alí Seineldín. Sus encuentros se dieron en ámbitos de apoyo a veteranos de guerra.

Junto a Juan José Gómez Centurión, flamante máxima autoridad en Aduana. 

En 2013 fue candidato en la lista de los hermanos Rodríguez Saá como primer concejal y, por supuesto, tiene su foto con el Adolfo. Una vinculación más lógica es la que tiene con Alejandro Biondini, el líder nacionalista más importante del país y líder del partido Bandera Vecinal, que se presentó a las últimas elecciones en Provincia. 

En 2013 fue candidato a concejal por el partido de los hermanos Rodríguez Saá.
Junto al líder nacionalista Alejandro Biondini en un acto público en la calle. 

Saludos y tatuajes nazis

José Luis Zerillo, exsecretario de DDHH de la municipalidad. Fue amenazado. 

José Luis Zerillo es el ex secretario de Derechos Humanos municipal y abogado de Juan Martín, el joven agredido la semana pasada por grupos neonazis, que le pegaron por ser homosexual.

Desde su lugar en la intendencia, este abogado se muestra preocupado por el avance de este tipo de expresiones en la ciudad. Y analiza: “No es un grupo numeroso pero sí muy virulento”.

Juan Martín, joven gay golpeado por neonazis a causa de su condición sexual. 

Descarta de plano cualquier tipo de persecución política, y especifica: “El problema no es su participación política; está vinculado a hechos delictivos, y la gente que estuvo con él, que se junta con él o come asados con él, aparecen haciendo el saludo nazi. Tienen tatuajes nazis”. Define a Pampillón como “carismático” y con “predicamento en las redes sociales”. Y agrega: “La única persecución es judicial”.

En una comida, rodeado de amigos, Pampillón hace el saludo nazi. 

Por su trabajo, José Luis Zerillo asegura que lo persiguen y lo hostigan en las redes sociales. Y que la cosa pasó a mayores: “Me amenazaron. Me fue a buscar personalmente a la puerta de mi trabajo para avisarme que no me metiera con él porque la iba a pasar mal. Siempre puse todo a disposición de la Justicia”.

En Mar del Plata hay “cacerías nocturnas”: grupos organizados que apalean gente. 

El exsecretario de Derechos Humanos ve con preocupación lo que acontece en Mar del Plata. Confirma la existencia de “cacerías nocturnas” en las que estos neonazis suben a coches polarizados en busca de víctimas.

“Ellos mismos definieron estas salidas como “cacerías”, y se jactan”. Asegura que desde agosto los hechos recrudecieron, y ejemplifica: “Hay un indigente al que le pisaron un brazo para inmovilizarlo y le tajearon una esvástica; hay chicas trans que, al estar en situación de prostitución, no hacen la denuncia cuando las golpean. A dos chicas que caminaban por la Facultad de la mano las hicieron soltarse y las obligaron a hacer el saludo nazi. Es terrible”.

Y advierte: “En cualquier momento vamos a lamentar una víctima”

A Juan Martín (el chico gay agredido la semana pasada) le rompieron varios huesos y no lo mataron de casualidad”. Y es cierto: al chico le pegaron con caños de PVC rellenos de cemento y lo patearon cuando estaba inconsciente en el piso. 

 

LO DEJO BIEN CLARO. PIDO JUSTICIA POR LOS HECHOS DE VIOLENCIA QUE SE DICEN SUCEDEN EN MAR DEL PLATA EN MANOS DE "...

Posted by Carlos Gustavo Pampillón on lunes, 14 de diciembre de 2015

Por su parte, Pampillón pide justicia desde su cuenta de Facebook. “Justicia es dejar de ensuciarme y vincularme con gente que nada tiene que ver conmigo ni con mi proceder”. Dicho está, él desmiente cualquier vinculación con estos grupos neonazis. Se define a sí mismo como “nacionalista” o “patriota” y pregunta: “Hitler los mata a todos estos pibes. ¿Vos te imaginas un soldado nazi borracho pegándole a un gay?. Hay una gran confusión histórica. Son energúmenos”.