Menu Big Bang! News
Actualidad Hombres libres

Romance en crisis: los 5 "motivos" de los treintañeros para defender la soltería

Un especialista en vínculos destaca los momentos que pueden intimidar a los hombres qeu rondan la tercera década y que le escapan al compromiso.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

¿Qué sucede en las mentes de los treintañeros que mantienen una actitud de no involucrarse afectivamente? A boca de urna, ellas dicen que ellos no quieren entablar un relación estable. Prefieren pasar tiempo con los amigos, buscar un crecimiento profesional o simplemente ser “libre”. 

Los treíntañeros, los solteros más difíciles de conquistar.

Los motivos por los que esta categoría de hombres le escapan al compromiso varían y según Leonardo Glikin, especialista en vínculos familiares y Director de CAPS consultores, “el plural no ayuda a entender la problemática”. 

“A medida que las personas son más grandes, tienen gustos menos flexibles, y sus experiencias de vida las hacen menos entusiastas frente a un otro que se acerca a su vida”, inicia su teoría ante BigBang.

La idea de dividir a los géneros para determinar los “por qué” del escape a las relaciones estables no facilita las cosas, ya que “una relación se compone por dos personas” y depende de ambos para formarla.

“A medida que las personas son más grandes, tienen gustos menos flexibles, y sus experiencias de vida las hacen menos entusiastas frente a un otro que se acerca a su vida

Lo que si es posible detectar son las actitudes de ellas que los ahuyentan a ellos en los primeros momentos de iniciar una relación. El especialista Glikin lo resume en 5 puntos.

AGOBIO

Muchos hombres se sienten agobiados por mujeres que les trasladan la presión por su reloj biológico, y quieren resolver en pocos meses de relación la formación de una familia, que quizás desdeñaron durante años, porque, justamente, preferían su vida independiente.

“Ellas y su apuro por la maternidad”, la excusa de los hombres.

DISFRUTAN LA SOLTERÍA

Otros hombres disfrutan de la soltería, y no quieren hacer proyectos y asumir responsabilidades que los saque de vivir el día a día, sin tener que sostener un proyecto que todavía no terminan de sentir como propio.

Lo mismo pasa con las mujeres. Desenvolverse libre, independientes y con proyectos puede intimidar a hombres menos seguros o sin interés en conquistar a ese tipo de mujer.

Los amigos son prioridad: viven una segunda adolescencia.

FAST LOVE

Con el aumento de posibilidades que da el estar híper-conectados (lo que de siempre significa “comunicados”) hace que se pueda pensar en el otro como alguien “descartable”, fácilmente reemplazable. El interés que se demuestra en una cita puede variar debido a esto mismo siguiendo el pensamiento de “pruebo” y si no “salgo con otro”.

FALSA COMUNICACIÓN

La falta de comunicación verdadera, de afectos “sólidos” (parafraseando el concepto de “amor líquido”, de Bauman) hace que, detrás de cada cambio, de cada oportunidad desaprovechada, se esconda una nueva oportunidad para vivir en soledad. La “no conexión” es un mal que crece, donde todo es un sentimiento momentáneo y poco verdadero.

“Los vínculos no son sólidos”, dice el especialista.

ALERTA PERMANENTE

En muchos casos, se acumulan las experiencias fallidas, y el miedo a volver a sufrir, como condicionamientos que impiden vivir libremente un nuevo encuentro. Se nota la ilusión o gran expectativa y eso limita la espontaneidad del desarrollo de la relación que puede que paso a paso se encaminará como que no.