Menu Big Bang! News
Actualidad A un año de la muerte del fiscal

Salmos y plegarias: el encuentro de Macri con las hijas de Nisman

El religioso invitado al encuentro reveló detalles de la cumbre que tuvo lugar esta mañana en la quinta privada del presidente, Los Abrojos: “Se vivió un ambiente familiar y de mucha calidez”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mauricio Macri recibió esta mañana a Iara y Kala Nisman, hijas del fallecido fiscal de la causa AMIA, en su quinta privada de Los Abrojos, en la localidad de Los Polvorines. “Se vivió un ambiente familiar y de mucha calidez”, precisó el rabino Marcelo Polakoff, invitado al encuentro.

“Las hijas del fiscal le agradecieron el gesto de invitarlas, porque para ellas es muy importante que reconozcan toda la tarea hecha por su papá y que también se avance en el esclarecimiento de su muerte

El encuentro, distendido, se llevó a cabo en la quinta privada de Macri, “Los Abrojos”.

Según el relato del religioso, uno de los momentos más emotivos de la reunión fue cuando leyeron la plegaria malé-rajamim en conjunto. “La misma indica que la mejor manera de recordar a una persona es hacer actos de justicia en su memoria”, detalló el rabino que, además, fue quien dirigió la ceremonia religiosa del entierro del fiscal en el cementerio de La Tablada.

“Fue un encuentro cálido y familiar. El presidente nos recibió con su esposa y con su hija Antonia. Lo que le sumó sentido de recordación es que pudimos, juntos, en familia, leer un salmo (el XXIII)

La primera dama y Antonia participaron de la reunión.

El encuentro tuvo lugar un día antes del primer aniversario de su muerte y contó con la presencia de la primera dama, Juliana Awada. “Las hijas del fiscal le agradecieron el gesto de invitarlas, porque para ellas es muy importante que reconozcan toda la tarea hecha por su papá y que también se avance en el esclarecimiento de su muerte”, advirtió.

Todos leyeron una plegaria y un salmo en recuerdo del fallecido fiscal.

Fue un encuentro cálido y familiar. El presidente nos recibió con su esposa y con su hija Antonia. Lo que le sumó sentido de recordación es que pudimos, juntos, en familia, leer un salmo (el XXIII)”, destacó, y agregó: “Hace referencia a que aun cuando alguien pasa por el valle de las sombras de la muerte, no temerá mal alguno porque Dios estará con él”.