Menu Big Bang! News
Siete de cada 10 personas dice estar sana pero toma poca agua

Actualidad REVISION

Siete de cada 10 personas dice estar sana pero toma poca agua

La Universidad Nacional de Tres de Febrero realizó un sondeo sobre la alimentación, ritmos de vida y descanso y los datos sorprenden: se creen sanos por cuidar sus comidas y hacer actividad pero no consumen el agua suficiente. Los sorprendentes datos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No tener ningún dolor o síntoma negativo no significa nada. Ser sano va más allá de cómo uno se sienta. Pero el 74% de la población considera que su salud es excelente pero el 60% que toma menos agua que los 2 litros recomendados por la OMS. 

Estos datos se desprenden de un estudio que se realizó sobre una muestra de 2760 casos, en el Área Metropolitana de Buenos Aires, a personas residentes en Capital Federal y Gran Buenos Aires de 16 años o más, entre los días 19 de marzo al 3 de abril del 2016 y fue elaborado por el Centro de Investigación en Estadística Aplicada de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) sobre hábitos saludables.

Comer sano, la clave. Adiós a las grasas.

Un contraste importante surge al analizar las respuestas sobre la salud de las personas según el lugar de residencia de los entrevistados. Mientras un 81% de los porteños consideraron su salud como óptima, las opciones excelente, muy buena y buena fueron respondidas por un 71% de los residentes del Conurbano.

Como es de costumbre, si bien prevalece un alto nivel de satisfacción con el aspecto físico en la gran mayoría de la población (75%) las mujeres se muestran más disconformes con su cuerpo que los varones.  

"Si bien prevalece un alto nivel de satisfacción con el aspecto físico en la gran mayoría de la población (75%) las mujeres se muestran más disconformes con su cuerpo que los varones

Sobre las enfermedades crónicas, el 23% señala que posee alguna. Entre las más mencionadas sobresalen la hipertensión, diabetes e insuficiencia cardíaca. Pese a esto, el 63% informó que no tuvo ningún problema de salud en los últimos 30 días.

Los encuestados coinciden en balancear los alimentos para no perder nutrientes.

El cambio de estilo de vida que lentamente se marca en los últimos años incluye sumar actividad física. Y no es mito: la mitad de los entrevistados (53%) realiza ejercicio físico 2 o 3 veces por semana.

En relación a la alimentación, un 46% de los entrevistados informó que realiza las cuatro comidas diarias, frente a un 29% que efectúa tres comidas por día y un 17% que realiza dos comidas principales. Y un 7% de los encuestados expresó realizar únicamente una comida diaria.

Entre las adicciones sociales que más afectan a la sociedad, se reflejó que el 73% de los entrevistados no fuma. Analizando los números, los jóvenes que tienen hasta 29 años son los que más tabaco consumen alcanzando al 21% los encuestados de este grupo con prevalencia día, y los que menos fuman son los mayores de 65 años con un 13%.

El tabaco comienza a ser cuestionado para evitarlo.

Las horas de descanso son vitales para mantener la salud. Dormir entre seis y ocho horas es lo habitual para el 77%, mientras que el 16% duerme cinco horas o menos y poco menos del 5% lo hace por más de nueve horas diarias. Según los resultados, las mujeres descansan más que los varones.

Y que no falte el azúcar pero tampoco que sobre. El 84% de los encuestados afirmaron endulzar (ya sea con azúcar, o edulcorantes naturales o artificiales) las bebidas que consume durante el desayuno, la merienda o colación, siendo el azúcar el endulzante favorito de los consultados. Ahora bien, pudo evidenciarse que el uso de azúcar es más común entre las personas de niveles socioeconómicos bajos (54%) que en niveles altos (32%), en donde se le da preferencia al uso de edulcorantes (44%). Asimismo, en cuanto al uso de sal, un 63% de los encuestados indicó que cocina habitualmente sus alimentos con este condimento. Asimismo, resulta importante destacar que adicionar sal a una comida ya preparada es frecuente para el 40% de los encuestados.

Siguiendo con la alimentación, el 78% de la población analizada desayuna casi siempre o todos los días. Solamente un 3,8% indicó que no desayuna nunca. Los principales motivos de no desayunar radican en la costumbre de no hacerlo (30%) y por la falta de tiempo (27 %).

El 60% no consume la cantidad de agua recomendada.

Pero en cuanto al líquido, cerca del 60% de la población toma diariamente menos agua que la recomendada por la OMS. El 50% toma de 1 a 4 vasos de agua por día y 7% no ingiere agua, mientras que el 41% declara tomar más de 5 vasos diarios. No olvidemos que se recomienda ingerir como mínimo 2 litros de agua, aunque varía según la edad y el sexo.

"Cerca del 60% de la población toma diariamente menos agua que la recomendada por la OMS. El 50% toma de 1 a 4 vasos de agua por día y 7% no ingiere agua

La tabla de ingesta de agua según la OMS.

Las bebidas preferidas a la hora de comer son el agua o la soda (43%), o las aunque un alto porcentaje escoge las gaseosas, aguas saborizadas o jugos industrializados (42%). Esto es prácticamente igual tanto para varones como para mujeres, aunque se establece una diferencia entre aquellos que beben alcohol a la hora de comer, siendo los hombres más consumidores que las mujeres (11% a 3%).

Por último, la cuestión de peso es lo que más afecta a la población. El 95% de los consultados considera que su régimen de comidas es bastante o muy saludable, aunque el 61% reconoció haber sentido miedo de subir de peso en algún momento de su vida. Sobre eso, para los entrevistados la forma más precisa de adelgazar es restringir algunas comidas (52%), más que llevar a cabo una dieta estricta (27%).

La vida sana es un estilo de vida que se impone.

La conclusión es que los resultados contrastan en relación a la importancia que le asignan al cuidado de su alimentación: es claro que no coincide la incorporación de hábitos saludables asociados a diversificación de la dieta y la reducción del consumo de productos poco saludables. Será cuestión de analizar realmente si consideramos nuestro estilo de vida como el camino a una vida sana, que contemple una alimentación en la misma sintonía.