Menu Big Bang! News
Actualidad Nuevo método en colegios y robos

"Efecto Panadero": más ataques con gas pimienta

Luego de lo sucedido en el enfrentamiento entre Boca y River, se siguen replicando casos de ataques de gas pimienta en varios colegios. Ayer le tocó a uno de Florencio Varela, donde 40 alumnos terminaron intoxicados. Además se utilizó en un robo y en un partido amistoso. Preocupación en los comerciantes por su venta.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El efecto “pimienta” del Superclásico inició una ola de ataques parecen que no tienen fin. Ayer unos 40 alumnos de una escuela de la localidad bonaerense de Florencio Varela sufrieron intoxicaciones con gas pimienta y 23 debieron ser trasladados a un hospital local, al igual que una maestra debido a una “broma” que realizaron un grupo de jóvenes como parte de los festejos por el último año escolar. 

En Internet se pueden comprar distintos modelos y valen desde $50

El hecho ocurrió ayer al mediodía en el Instituto Sallarés, ubicado en al intersección de las calles España y Aristóbulo del Valle y fuerte operativo se montó en la lugar con personal de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, la Guardia Urbana y el Servicio de Urgencias Médicas para poder asistir a los afectados.

Incluso también se puede sumar el caso de un alumno de 5 años tiró gas pimienta en el patio de un colegio privado de Córdoba y afectó a una docena de compañeros, aparentemente de modo accidental. El caso ocurrió en colegio San José y su directora, Cristina Sorelle le dijo a La Voz que “el alumno creyó que era perfume y que se lo había sacado a su madre”,

Los jugadores de River fueron los más afectados

Pero la tendencia también se hace internacional. Ayer el equipo Quilmes en un partido amistoso contra el equipo Aurora, de Bolivia, debió ser suspendido momentáneamente por los efectos nocivos de un gas pimienta arrojado desde las afueras del estadio Félix Capriles, en la ciudad de Cochabamba. 

Lamentablemente estos casos no son aislados. Hace un mes atrás en otra escuela de esa misma localidad ocurrió lo mismo. En esa oportunidad fueron cinco alumnos del Instituto Santa Lucía de Florencio Varela los que debieron ser hospitalizados y otros cincuenta fueron afectados en menor medida debido a que un estudiante arrojó una cápsula con gas pimienta. 

Personal médico y defensa civil socorrieron a los menores. 

El ataque de gas pimienta en la escuela se produjo cuando terminaba el horario del turno mañana, por lo que se decidió suspender las clases el resto de la jornada. La institución, ubicada en avenida Juan Domingo Perón 3750, debió evacuar al alumnado completo del establecimiento para evitar más afectados. Los alumnos fueron derivados al hospital zonal Mi Pueblo y fueron dados de alta. En el caso de los docentes y personal directivo no requirieron trasladarse al centro médico.  La responsable legal del colegio Stella Rajel explicó que “el operativo de atención incluyó ambulancias, bomberos y defensa civil”.

 

Incluso en Ramos Mejía se utilizó el gas pimienta en un robo. Cuatro hombres armados y disfrazados con sobretodos, pelucas y barbas asaltaron el banco Galicia y luego arrojaron pimienta para poder escapar. Se los conoce como la “banda de los curas”, aunque se vestían de rabinos ortodoxos, por su tipo de vestimenta a la hora de realizar asaltos. 

 

En una rápida maniobra, los cuatro lograron dominar a los empleados, entre ellos los custodios privados, y los llevaron hacia el primer piso. Con la situación controlada, los ladrones robaron el dinero de cada una de las cajas de atención al público y luego arrojaron gas lacrimógeno y gas pimienta en el salón principal para escapar sin ser perseguidos. Las fuentes indicaron que los asaltantes habrían escapado en un automóvil que dejaron estacionado en las inmediaciones.

Consultas de los interesados en comprar

Lo cierto es que ahora los comerciantes de gas pimienta celebran el aumento de consultas y ventas. En Mercado Libre se puede observar que en cada anuncio de venta del producto hay una gran cantidad de consultas de los últimos días, post ataque xeneize, que incluyen pedidos por mayor para distintos puntos del país. 

Los valores se mantienen por el momento pero se abre un debate entre algunos comerciantes. Es el caso de Beatriz Caminos, quién es dueña de un polirubro en el barrio de Boedo y evalúa retirar de la venta el producto. “Al leer las noticias y saber lo que está pasando dudo en venderlo. No se para qué lo utilizarán y ahora recibo pedidos de clientes que nunca antes lo habían comprado. Sólo lo estoy vendiendo a los que siempre me compran, me da temor que crezca la ola de ataques de gas pimienta”, confiesa. En la misma línea se muestran algunos vendedores online que asesoran y advierten sobre los usos correctos del gas.