Menu Big Bang! News
Actualidad Denuncia

Superman: a cuánto se ofrecía "la droga de la muerte"

Radiografía de la droga que habría causado la muerte de cinco jóvenes en el predio de Costa Salguero. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

"La pastilla se ofrecía a 150 o 170 pesos", reveló en diálogo con Ciudad Goti-k un joven que el sábado asistió a la Time Warp. No es el único testimonio que apunta a los organizadores de la fiesta electrónica: otros jóvenes que fueron a Costa Salguero denunciaron que la pastilla que habría causado la muerte de cinco jóvenes se vendía en ese lugar.

En la fiesta fatídica se vendía la pastilla Superman.

Durante 2015 murieron 80 jóvenes presuntamente por consumir esta droga. 

"Están vendiendo una pastilla roja berreta. No la tomen", decía un mensaje que circuló por Whatsapp entre los asistentes a la trágica Time Warp que dejó hasta ahora cinco muertos y varias personas internadas en estado de coma en el Hospital Fernández. Todo parece indicar que se trataba de "Superman" o parametoximetanfetamina (PMMA), la droga de diseño sobre la cual apuntan la mayor parte de las sospechas respecto de lo ocurrido esta madrugada en Costa Salguero.

Los efectos suelen ser confundidos con los del éxtasis, pero en realidad son mucho más poderosos, porque la estructura química es mucho más potente: es decir, más tóxica. La droga tarda alrededor de 45 minutos en hacer efecto. Esta demora es problemática, porque el usuario cree que no le "pegó" y, por eso mismo, repite la dosis. 

Superman: un veneno que ocasiona problemas neurológicos, cardíacos, renales y hepáticos. 

El Superman estimula el sistema nervioso central, aumenta el ritmo cardíaco y la tensión arterial, desinhibe, produce sensación de bienestar y de euforia. Todo parece "ideal" para las fiestas: produce  estimulación del sistema nervioso central, aumento del ritmo cardiaco, sensación de bienestar y euforia, desinhibición...y muchas ganas de hablar y relacionarse, por lo que su uso se da sobre todo en fiestas.

Algunos dealers la venden como si fuera éxtasis, pero es mucho peor. 

Los efectos neurológicos del PMMA (más que Superman, una verdadera Kriptonita) con una sola dosis pueden ser temibles: convulsiones, agitación, delirio, movimientos involuntarios, como parpadeos, desvíos de la mirada y del cuello, etc. Los efectos cardiológicos se producen habitualmente a partir de la ingesta de dos pastillas: taquicardias, severas arritmias y en muchos casos, infartos. El aumento de la presión arterial a veces llega a producir picos de presión. 

Cuando hay sobredosis, la fiebre llega a dispararse rápidamente a 41° y en esos casos no se puede tratar con antipiréticos sino sólo con métodos naturales, como paños fríos, por ejemplo.

El Superman también produce insuficiencias renales agudas y severos daños hepáticos. Son muchas, demasiados efectos colaterales, demasiados peligros por un ratito de euforia. No parece un buen negocio. Mientras, se esperan los resultados de las autopsias a los jóvenes fallecidos.