Menu Big Bang! News
Actualidad parche

Suspenden las raves en Mar del Plata para "evitar" el consumo y venta de drogas

La medida llega después de la trágica fiesta electrónica que se llevó a cabo en Arroyo Seco, cerca de Rosario, que terminó con la vida de dos personas que habían consumido éxtasis.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Tras la trágica rave en la que murieron Giuliana Maldovan (20) y Lucas Liveratore (34), las fiestas electrónicas volvieron a instalarse como uno de los principales males entre los jóvenes. Y es que en este tipo de eventos, la venta de drogas y la falta del debido control por parte de las autoridades están a la orden del día.

La fiesta de Arroyo Seco por dentro en el boliche Punta Stage.

Por esta razón, y sin dar muchas más vueltas al asunto, el intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, decretó la prohibición de fiestas electrónicas, luego de los últimos acontecimientos trágicos en distintos puntos del país, con el objetivo de evitar la venta y consumo de drogas sintéticas que viene provocando la muerte de decenas de jóvenes.

El intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, suspendió las fiestas electrónicas en la ciudad balnearia.

La medida fue realizada a partir de varias reuniones de diversas áreas municipales, donde consideraron que las fiestas electrónicas "están destinadas irremediablemente a la venta y consumo" de drogas sintéticas.

Sin electro-movida

Para este verano, en Mar del Plata estaban programadas varias fiestas electrónicas de las que iban a participar los principales exponentes internacionales de este género musical, y las entradas ya estaban a la venta en redes sociales y muchos se anticiparon a comprarlas.

La Municipalidad ya había desarticulado fiestas en casas particulares o salones sin el correspondiente permiso y, en las públicas, se realizaban controles en los puestos de hidratación, ambulancias, salidas de emergencia, socorristas, Cruz Roja y puntos de encuentros.

A su vez, se creó la línea de WhatsApp (2235032317), a través de la cual los vecinos denuncian la existencia de fiestas electrónicas que violen las ordenanzas o aquellas que sean clandestinas.