Menu Big Bang! News
Tres años sin Hugo Chávez: la ola conservadora ahoga al progresismo en América

Actualidad Giro político continental

Tres años sin Hugo Chávez: la ola conservadora ahoga al progresismo en América

El kirchnerismo fue el primero en abandonar el poder. El chavismo perdió la mayoría legislativa. Lula y Dilma, acusados de corrupción. Y Evo Morales gobernará “sólo” hasta el 2020.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“A las 16.25 horas de hoy 5 de marzo ha fallecido el comandante presidente Hugo Chávez Frías”, anunció en 2013 el por entonces vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro. El continente enmudeció.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no puede resolver una de las peores crisis económicas.

Desde entonces, el ex chofer de colectivo se convirtió en presidente para intentar continuar con el liderazgo ideológico de su país sobre el “colectivo” de centro izquierda en América Latina que tres años después, sin embargo, parece haberse salido del camino montañoso.

Hugo Chávez, el primero de los últimos presidentes considerados de centro izquierda en llegar al poder, supo construir por más de una década una amistad estratégica con Néstor y Cristina Kirchner, Luiz Inácio Lula da Silva, Evo Morales y Rafael Correa. Tres años después de su muerte, sin embargo, el progresismo en América Latina está amenazado por la vuelta del conservadurismo.

El chavismo se desangra en Venezuela

Fueron los propios compañeros de armas de Hugo Chávez en el fallido golpe de Estado de 1992 contra Carlos Andrés Pérez quienes esta semana le exigieron a Nicolás Maduro su renuncia: “Las propuestas de nuestra rebelión militar con énfasis en luchar contra la corrupción, posicionar a las empresas básicas al servicio del pueblo e impulsar un proceso constituyente fueron desvirtuados”.

Los compañeros que secundaron a Chávez en el golpe de 1992 le pidieron la renuncia a Maduro.

Uno de los firmantes, capitán Florencio Porras, ex gobernador chavista de Mérida entre 2000 y 2008, comparó: “Por muchísimo menos nos alzamos el 4 de febrero de 1992”. En las últimas elecciones legislativas, la oposición, que se impuso al oficialismo por 65% a 33%, obtuvo 109 bancas contra 55 para así controlar la Asamblea Nacional.

“Fin de ciclo K” en la Argentina

La muerte del por entonces presidente de la República Bolivariana de Venezuela no generó sorpresa en la Argentina porque se sabía que luchaba en Cuba contra un fulminante cáncer. Sin embargo, ese 5 de marzo, Cristina Kirchner pareció comenzar a perder el rumbo marcado por su amigo Hugo Chávez.

El kirchnerismo debió abandonar la Casa Rosada luego de doce años en el poder.

De hecho, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, insiste con que su victoria en las legislativas del 2013 sepultó el “sueño de Cristina eterna”. Para peor, el candidato presidencial Daniel Scioli perdió el 22 de noviembre de 2015 el ballottage contra Mauricio Macri provocando así la retirada del kirchnerismo luego de doce años en el poder.

Evo, sin reelección en Bolivia

“¿Usted está de acuerdo con la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que el presidente y vicepresidente puedan ser reelectos por dos veces de manera consecutiva?”. El 51,3% de los bolivianos rechazó el 21 de febrero de 2016 la intención del presidente Evo Morales para presentarse nuevamente a elecciones.

Los bolivianos, que respaldan a Evo Morales desde 2006, no desean que continúe más allá del 2020.

De todas formas, Evo Morales, quien el 22 de enero de 2006 se convirtió en el primer presidente indígena de la historia de su país, gobernará hasta el 2020. Habrá que esperar cuatro años para saber cuáles de sus aliados políticos regionales resisten en el poder hasta entonces.

Terremoto político en Brasil

El Partido de los Trabajadores (PT) nunca se imaginó que, luego de trece años en el poder, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff enfrentarían un complejo escenario político en Brasil. Al líder del partido lo investigan por su supuesta participación en una red de corrupción entre Petrobras y sus contratistas por US$ 2.000 millones conocida como Petrolao.

Petrolao não tem fim: Lula, investigado por presunta corrupción; Dilma, frente a un juicio político.

Por su parte, parte de la oposición, que lleva adelante un juicio político contra la propia presidenta de Brasil, exigió ayer convocar a “elecciones anticipadas” porque, aseguran, Dilma Rousseff habría accedido en 2014 a su reelección gracias al financiamiento ilegal de esa “organización criminal” integrada por la petrolera estatal y las constructoras Odebrecht, Camargo Correa y OAS.