Menu Big Bang! News
Actualidad Doble crimen

Un taxista asegura que llevó a las mochileras a la casa de los presuntos asesinos

Mientras los peritos argentinos enviados especialmente para cotejar ADN y sumar datos a la investigación continúan con sus tareas, se sumó el testimonio de un taxista que asegura haber llevado a las mochileras con Mina Ponce y Rodríguez.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Con el correr de los días, van apareciendo nuevas versiones sobre lo que pudo haberles sucedido a las jóvenes argentinas Marina Menegazzo y María José Coni la noche del 22 de febrero en Montañita. Anoche, el diario ecuatoriano El comercio informó que un taxista aportó una información que podría dar más luz al caso. 

Marina y María José tenían comprados los pasajes de regreso. 

El taxista dice haber trasladado a las dos turistas hasta la casa de Segundo Mina Ponce., quién aseguró que unos colombianos participaron del asesinato. Pero luego se autoincriminó y desvinculó a su amigo Aurelio Eduardo Rodríguez del hecho.

Según la versión del taxista, el 22 de febrero, cerca de las 20.00 detuvo su vehículo en la carretera para atender el llamado de los dos hombres (los ahora detenidos) y las dos turistas,  tal como cita el diario El comercio. Abrió el baúl, guardaron las mochilas y las trasladó a la vivienda ubicada en el barrio Nueva Montañita, donde la Policía halló posibles evidencias del crimen.

Ayer por la tarde, en Mendoza se realizó una marcha para reclamar justicia.

CASO RESUELTO

Pese a las versiones que aparecieron, y a la búsqueda de nuevos testigos que puedan validar los dichos del taxista, las autoridades ecuatorianas consideran que el caso está resuelto.

Los familiares  de las jóvenes mendocinas esperan que los peritos argentinos enviados especialmente a Quito revelen la verdad. Por el momento, ni los Menegazzo ni los Coni creen que los cadáveres, que se mantienen en los nuevos laboratorios de Criminalística de Guayaquil, sean los de las jóvenes Marina y María José. “Los cuerpos que nos mostraron están irreconocibles”, dijo Cristian Pisano, cuñado de Marina Menegazzo, una de las jóvenes asesinadas.