Menu Big Bang! News
Actualidad ALIVIO

Una buena: apareció la mochilera mendocina perdida en Bolivia

Mara Ariadna Cortinez se encontraba en La Quiaca, desde donde se comunicó con su familia. Le habían robado el DNI y dinero en efectivo, pero pudo cruzar la frontera. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Con el antecedente todavía fresco de los asesinatos de las dos mochileras mendocinas en Ecuador, el hecho de que había otra joven oriunda de esa provincia desaparecida en Bolivia hizo sonar nuevamente las alarmas.

Sin embargo, esta vez afortunadamente no hubo que lamentar una desgracia, ya que alrededor de las 19.45 Mara Ariadna Cortinez Giménez logró comunicarse con su familia desde La Quiaca, en Jujuy.

Mara Ariadna Cortínez, sana y salva.

“Me llamó y me dijo que estaba bien. Pudo cruzar la frontera con los papeles que tenía y le han dado albergue en una zona rural de La Quiaca. Ahí pudo cargar su celular y llamar a casa”, contó aliviada su madre.

“Estamos mucho más tranquilos. Ahora vamos a ver si la vamos a buscar o le pagamos el pasaje para que pueda volver cuanto antes. En La Quiaca la han tratado muy bien”, agregó.

En Bolivia le robaron el DNI y dinero.

Vale recordar que la joven, quien es gestora en una escribanía, había viajado a Bolivia el 16 de enero pasado junto a un compañero, pero luego continuó el recorrido sola.

Cuando el sábado se disponía a volver a la Argentina sufrió el robo de su DNI y dinero en efectivo, con el que, según le relató a su familia, pensaba costear los pasajes de regreso.

A través de Facebook, su padre, Néstor Cortinez, había contado que “fue el domingo a La Paz y concurrió el lunes a la Embajada a pedir ayuda, pero como no tenía 20 dólares no la asistieron con los tramites”.

 

soy el padre de MARA ARIADNA CORTINEZ GIMENEZ de 22 años Argentina de Mendoza estando en BOLIVIA le robaron el sabado su...

Posted by Nestor Cortinez on miércoles, 2 de marzo de 2016

“No sabemos nada más. Por favor, ayúdennos a encontrarla para saber dónde ir a buscarla o ayudarla a volver a casa. Ella ya regresaba de sus vacaciones. Su familia la está esperando”, era el desesperado pedido de los familiares, a quienes obviamente les volvió el alma al cuerpo cuando escucharon, del otro lado de la línea, la voz de Mara.