Menu Big Bang! News
Actualidad Policiales

Una "moda" que no para de crecer: todos los días se roban 7.000 celulares

Esa cifra supone un aumento del 15% en relación al año pasado. ¿Cuáles son los modelos más buscados? ¿Qué medidas preventivas pueden tomarse?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El miércoles 2 de diciembre, el recientemente electo vicejefe de gobierno de la Ciudad, Diego Santilli, fue despojado de su celular mientras esperaba un taxi en la zona de Congreso. Los ladrones lo encararon blandiendo cuchillos. 

Dos días después, Mateo Stornelli, hijo del fiscal federal Carlos Stornelli, sufrió el robo de su iPhone dentro del salón de usos múltiples de una de las torres de Le Parc. El aparato le fue sustraído de su mochila y, gracias a un mecanismo instalado dentro del celular, pudo recuperarlo  y al mismo tiempo encontrar al ladrón: un guardia de seguridad del complejo.

El hijo del fiscal Carlos Stornelli fue otra víctima reciente del robo de celulares

Estos dos casos, trascendentes por el relieve de sus protagonistas, son apenas dos dentro de la cantidad exorbitante de robos de celulares que se registran actualmente en Argentina. Según datos de la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (Catema), en nuestro país se sustraen alrededor de 7000 celulares por día. Esta cifra supone un aumento del 15 % en relación al año pasado.

Mientras tanto, otro informe impulsado por GSMA (asociación que agrupa mundialmente a empresas operadores de celulares) arroja unas 6500 unidades robadas por día en Argentina, lo cual lo pone en la cima del ranking de países donde más se roban celulares en América Latina. Según GSMA, el 35 % de las víctimas de robo de celulares son menores o adolescentes. 

Los modelos más robados son los pertenecientes a la marca Samsung, seguidos por el Moto G de Motorola y algunos smarphones de LG. Luego de ser sustraidos, estos modelos pueden venderse en el mercado negro por hasta 1.000 pesos.

“Robar un celular es básicamente robar plata en efectivo”, dice el abogado especialista en Seguridad Gabriel Iezzi, quien subraya que los ladrones de celulares “son jóvenes que a veces incluso llegan a apretar a chicos a la salida de la escuela. Es un delito de iniciación en la carrera delictiva. No es un delito complejo en cuando a la forma de cometerlo, pero en la mayoría de los casos sí tiene organizaciones criminales interesantes detrás”

Para él, el aumento en la modalidad tiene que ver, por un lado, con las dificultades al momento de conseguir ciertos equipos importados, lo cual fortalece el mercado negro. Pero también, con la falla al momento de reglamentar “una de las ‘Leyes Blumberg’, que estipulaba el registro de los celulares a través del código IMEI, el cual puede hacer que un celular sea tecnológicamente inutilizado. Además, las empresas deberían trabajar en conjunto con esa ley para evitar que los chips puedan cambiarse con tanta facilidad”.

Los celulares Samsung son los más robados.
El Moto G, otro de los modelos codiciados por los ladrones. 

 

Los smartphones LG también están en la lista de los más sustraídos.

Burlando a los ladrones

Como una forma de ponerle palos en la rueda a los ladrones de celulares, Apple implementó en sus iPhone (desde la versión 7 del sistema operativo iOS) la opción Kill Switch, que permite desactivar por completo las funciones del teléfono de madera remota. Google, por su parte, decidió instalar un mecanismo similar en su sistema operativo Android, con la actualización Lollipop como punto de partida.

Además, los usuarios pueden recurrir a diversas aplicaciones diseñadas tanto para rastrear como para bloquear los celulares. El rastreador Find my iPhone, por ejemplo, es específico para iPhones y puede bloquear el dispositivo a distancia, mostrar su ubicación y borrar toda la información. El Android Device Manager tiene las mismas funciones aunque diseñadas para smartphones con sistema Android, mientras que los equipos Samsung pueden disponer del también muy similar Find My Mobile.