Actualidad

"Tomé una y me estoy muriendo": las últimas palabras del joven que falleció en una rave

Ocurrió en Córdoba. Una vecina denunció "abandono de persona" y se detuvieron a seis personas.

Pablo Rielo tenía 35 años y vivía en Rosario, en un departamento de un quinto piso sobre calle Urquiza, en el barrio Pichincha. Trabajaba como personal trainner. Viajó a Córdoba para asistir con amigos de esa provincia a la segunda noche del evento en el Complejo Forja que tenía a Hernán Cattáneo como DJ principal. 

En medio de la noche se sintió mal, salió a la calle, vomitó y se descompensó.

Pablo Rielo era personal trainner.

Una mujer, que vive en la misma cuadra de la disco, aseguró que logró hablar con él antes de que se desvaneciera y no volviera a reaccionar.  "Tomé una", llegó a decir cuando le preguntó si había consumido alguna pastilla o algún tipo de droga. No dijo nada más. Sufrió una falla multisistémica.

"Lo abracé y le pregunté dónde estaba su familia. Le dije 'yo podría ser tu madre, contame qué te pasó, qué tomaste en esa fiesta'. Él me dijo que bien temprano tomó un poco de alcohol, que después tomó una pastilla de éxtasis y después le dio mucha sed y tomó agua. Se empezó a sentir mal y por eso salió. Lo mismo les dijo a los policías que llegaron a ayudarlo", contó la mujer en diálogo con el diario Día a Día, y conmovida relató el dramático momento que vivió junto a Pablo

"Era un hombre joven, alto. Primero caminaba y después empezó a tambalear. Vomitaba. Le pregunté si se sentía mal y me dijo que se sentía enfermo. Por momentos balbuceaba cosas sin sentido", aseguró.

Cattáneo tocó dos noches seguidas.

Mientras el hombre agonizaba, sus amigos estaban en el interior de la fiesta, sin saber sobre descompensación. Ante la urgencia, la mujer llamó a un móvil policial que se negó a llevarlo al Hospital de Urgencias. La ambulancia arribó recién dos horas después. El joven tenía 9.6 de presión.

 

 

Otros vecinos que estaban en el lugar le llenaron tres veces un botellón de tres litros de agua. "Pedía agua, se tomó en minutos nueve litros de agua. Se le puso la panza dura como una pelota, se puso cada vez peor, yo sobaba la panza, lo mismo hacían los policías", relató la mujer. "De golpe empezó a vomitar y a hacerse pis y caca encima. Todo al mismo tiempo", dijo consternada.

Pero la muerte de Pablo parecía inevitable. "Lo abracé y le dije 'no te duermas, papá, abrí los ojos. Pero no hubo caso", terminó su relato muy afectada.

ABANDONO DE PERSONA

Por la falta de ayuda para asistirlo, la vecina denunció "abandono de persona", tanto de la Policía como de los organizadores de la fiesta. Ella relató que fueron a pedir ayuda al puesto sanitario ubicado adentro del Complejo Forja y le dijeron que "de la puerta para afuera no se hacen cargo". El dato no es menor si se tiene en cuenta que, según la empresa organizadora, en Forja había médicos y tres ambulancias. Pero ninguna auxilió al joven. 

"Yo soy madre, soy abuela, tengo sangre en las venas. No puedo creer que un ser humano pase tanto tiempo en esas condiciones sin recibir ayuda", se lamentó. 

Ante el reclamo de testigos y vecinos, la Fuerza Policial Antimarcotráfico (FPA) realizó un operativo en el lugar en conjunto con la Policía y secuestró dosis de cocaína, marihuana, pastillas de éxtasis, troqueles de LSD y diversos elementos en infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes, en seis procedimientos positivos. 

Se detuvieron a seis personas.

"Por los mismos, se trasladó a seis hombres de 23, 24, 29, 30, 36 y 43 años a disposición de las autoridades judiciales de turno", informaron desde FPA. 

MÁS MUERTES EN LAS RAVES

La empresa organizadora del evento fue Buenas Noches Producciones, la misma encargada de la fiesta electrónica realizada en julio de 2016 en el Orfeo Superdomo, donde murió Tania Abrile, la joven de 38 años oriunda de Río Tercero. 

Tania, la otra joven fallecida en una rave, el año pasado.

Como si fuera poco, en sus redes sociales publicaron un comunicado en el que destacan que la fiesta se realizó en marco de un operativo inédito en materia de prevención y control para una diversión sana y responsable. 

"BNP Producciones ratifica su constante trabajo en materia de prevención y control, para una diversión sana y responsable. Por eso, los últimos shows en Forja Centro de Eventos contaron con distintas medidas de seguridad, definidas por un equipo integral de trabajo compuesto por integrantes de la productora, la Policía de la Provincia de Córdoba y la Fuerza Policial Antinarcotráfico", compartieron.

El operativo policial.

Asimismo, BNP sostiene en su posteo que las semanas previas se realizaron operativos de concientizaciación y durante las dos fechas de las rave había 65 policías, 60 Guardias Privados, 6 médicos, 6 enfermeros, 12 rescatistas, 3 ambulancias y más de 50 puestos de hidratación.

Pero, pese a que no trascendió, en la primer noche, otra joven también terminó intoxicada con drogas y fue llevada al Urgencias. Actualmente fue dada de alta. Sobre Pablo Rielo, se conoció que ayer por la mañana, luego de que le diagnosticara la muerte cerebral se le realizó la ablación de órganos. 

Mientras tanto, se inició una investigación para determinar si el rosarino compró la droga dentro de la fiesta. 

ver más