Show

A un año del diagnóstico de Noah, ¿qué preparan los Bublé para Navidad?

Los Bublé hace un año estaban viviendo el peor momento de sus vidas. Con la superación del cáncer y su mejoría, la familia retomó su ritmo normal y se prepara para celebrar.

Hace poco más de un año, el mundo de Michael Bublé y Luisana Lopilato se dio vuelta. Su hijo mayor, Noah, fue diagnosticado de cáncer. Con sólo 3 años de vida, por aquel entonces, el niño luchó para vencer la terrible enfermedad. Luego de someterse a un complejo tratamiento, la familia confirmó que superaron la peor pesadilla que tuvieron que enfrentar. Hoy, felices, se preparan para tener un fin de año donde celebrarán la recuperación de Noah.

Felices los cuatro. El presente de la familia

Hace un año atrás, el ritmo de vida de la familia se modificó por completo. La preocupación y el miedo a lo peor los invadió. No paraban de sonar los teléfonos, todos querían saber qué sucedía. Bublé se cargó a la familia al hombro y cuidó de Elias, su segundo hijo, que tenía un año cuando enfermó Noah.

Luisana estaba dedicada a hablar con los médicos. Siempre unidos, ambos dejaron todos sus compromisos laborales para solo dedicarse a lo importante. Según confirmó Enterteinment Tonight la familia vive en un clima más aliviado pese a que el pequeño mantiene una rutina y unos cuidados médico de rutina, como suele suceder en pacientes que superan el cáncer.

La Navidad se celebrará en Canadá y viajarán los Lopilato para festejar no sólo las fiestas, sino el fin de un año muy duro para todos.

 

A su vez, confirmaron que Noah lo está haciendo muy bien y que es un niño muy enérgico. Con felicidad, la familia se prepara para vivir una Navidad especial, debido a que el último recuerdo de las fiestas no es una momento feliz.  

"Hay cosas que suceden en la vida que te hacen darte cuenta de que las cosas más importantes que crees que son importantes, realmente no lo son. Lo más importante es tener fe y ser fuerte. Hay noches en que aún no duermo y le rezo a Dios porque todavía es un proceso largo y lo peor ha terminado. Gracias a Dios", contó Luisana sobre cómo sobrellevó el tratamiento y la espera de la evolución diaria de Noah.

La pareja vivió tiempos de mucha preocupación. 

Noah fue diagnosticado inicialmente con paperas y glándulas inflamadas antes de que los resultados de las pruebas descubrieran que tenía cáncer, y Luisana, que estaba en Buenos Aires en ese momento, se subió a un avión hacia Los Angeles.

Bublé junto a su hijo mayor.

"Hicieron muchas pruebas, análisis de sangre, todo. Cuando hicieron un ultrasonido, dijeron que encontraron algo en el estómago. Los médicos nos dijeron que no estaban seguros de qué era, pero era un tumor", explicó en diálogo con Susana Giménez

Michael canceló todas sus giras, y Luisana, renunció a su papel en la película "Numb: At The Edge Of The End," que ya había comenzado a filmar y suspendió los rodajes de "Los que aman, odian", dirigida por Alejando Maci y coprotagonizada con Guillermo Francella. Una vez que Noah mejoró, continuaron con la filmación y logró ser un éxito.

La actriz le agradeció a todo el equipo por esperar la recuperación de Noah.

"Michael está viviendo dentro de una gran burbuja. No cantará de nuevo hasta que su hijo se recupere, cuando cosas como estas ocurren, cierras todo lo que te rodea", había revelado el músico David Foster, amigo íntimo de Bublé y quien lo acompañará en su pronta vuelta a los escenarios.

Una vez que el diagnostico fue confirmado los médicos decidieron internarlo en el centro St. Jude Children's Research Hospital, de Los Ángeles, Estados Unidos. En el primer mes de internación, el hijo de Luisana y Michel se sometió a una primera fases de quimioterapia. Afortunadamente, el pequeño toleró bien los químicos y los estudios arrojaron una leve mejoría.

La prueba más fuerte para Noah llegó el 26 de diciembre. Ese día empezó la segunda fase de la quimioterapia, mucho más fuerte e intensa. En su momento, los expertos indicaron que si el niño no hubiera respondido de manera positiva al tratamiento, no se hubiera pasado a la segunda fase.

Ambas familias pasaron las fiestas juntas para reunir fuerzas. Sabían que días más tarde Noah iba a ser operado. El lunes 1 de febrero, entró al quirófano y el resultado fue satisfactorio. Los análisis clínicos demostraron que lo peor había pasado. Noah le había ganado al cáncer.  Sin dudas, las próximas semanas serán especiales para todos y sobran los motivos para celebrar. 

ver más