Show Escándalo

La trama oculta del pacto de Luli y Redrado, ¿para ser padres?

La trastienda que explica el furioso estallido de la rubia contra el economista.

“¿Cuándo le vas a contar la verdad a tus hijos y a la sociedad, Martín Redrado?”, disparó Luciana Salazar desde Estados Unidos. La rubia aguarda la llegada de su hija, Matilda, que podría darse la semana que viene. Y, aunque la avanzada contra el economista continuó con otros furiosos mensajes, hasta ahora nadie entendía el motivo de su enojo.

La trama oculta del pacto entre la modelo y Redrado para poder “seguir juntos” y cumplir en simultáneo el deseo de Luciana de convertirse en madre. ¿Por qué el economista se niega a tener un hijo con la rubia? La respuesta la dio la propia modelo, cuando anunció que se convertiría en madre vía vientre de alquiler.

“Martín sí quiso tener un hijo conmigo, es mentira que no quería. Muchas veces hablamos este tema, él sabía mi deseo. Obviamente ya tenía su familia formada, y bueno, fue duro; sus hijos se oponían y ese era el peso fuerte que a mí me impedía lograr ese deseo. Más con la pareja que yo amaba”, explicó en su momento.

En esa misma entrevista, Salazar confirmó que se había separado del economista; algo que no habría sido del todo cierto. Cuando los fotógrafos los engancharon cenando juntos, ambos se excusaron y aseguraron que se habían convertido en “buenos amigos”. De la pasión a la amistad en cuestión de días.

“Estuvimos un par de meses juntos con este proceso, pero bueno, fue insostenible por todo lo que generaba alrededor”, agregó, en alusión directa a Tomás y Martina, los hijos que Redrado tuvo con su ex mujer, Ivana Pagés, de quien se separó en 2010 tras quince años de matrimonio.

Granata junto al hijo mayor de Redrado, Tomás.

Los chicos no aceptaron la relación con Luciana. ¿El motivo? Hay quienes dicen que se superpuso con el último tramo del matrimonio de sus padres. Eso explica por qué los chicos sí aceptaron a Amalia Granata, novia de Redrado durante una de las separaciones con la rubia.

Ante la desaprobación de Tomás y Martina, el economista se habría comprometido a no tener otro hijo con Salazar. Y este sería el puntapié inicial de un oscuro entramado de mentiras y traiciones que culminó con el estallido de Luciana, a pocos días de convertirse en madre.

El pacto habría sido el siguiente: el donante no sería Martín, pero tras el nacimiento de la criatura la pareja blanquearía su relación y ejercería el rol paterno en la vida de Matilda. Así, cumpliría con el pedido de ambas partes: no tendría otro hijo, pero la acompañaría a la rubia en la realización de su sueño.

El acuerdo incluía que Redrado viajara a Estados Unidos para acompañarla durante el nacimiento y ayudarla, dado que ella no habla inglés. Pero hubo algo que se interpuso en los planes. El economista recibió un poder irrevocable de venta por 24 meses y el gerenciamiento del Banco Finasur, embargado por la deuda de ocho mil millones de pesos de Cristóbal López y Fabián De Sousa.

“Voy a viajar, pero más adelante. Por ahora no. Estoy con una responsabilidad muy fuerte acá, proteger 150 puestos de trabajo”, se excusó el economista, encargado de descomprimir la crisis del Grupo Indalo.

La ausencia de su ¿ex? en el parto desató la furia de la rubia. Y la explicación laboral no la conformó. “Siempre te quiere arruinar el mejor momento de tu vida. ¡Desaparecé, haceme el favor. Cuidarte fue mi error. Toda mi gente sabia y sabe la verdad, yo voy con la verdad siempre, sólo espero que él pueda contarla a los suyos y a la sociedad porque muchas cosas que tuve y tengo que bancar injustamente se entenderían”, disparó.

 

“A todos los medios que me están preguntando, yo no lo voy a contar porque di mi palabra. Sólo espero que nazca de él, como ya se lo pedí anteriormente sin éxito, porque me está afectando mucho a mí en lo personal a días de ser mamá. Sólo eso, porque quiero estar bien”, remató.

ver más