Policiales Córdoba

La pista que complica a la sangrienta joven "castradora" de Córdoba

La defensa del hombre atacado presentó una nueva línea de investigación.

“No sé por qué lo hizo, es buena mina”. Esas fueron las palabras que dijo Sergio F, el hombre que había sufrido un brutal ataque genital por parte de su amante, al ser atendido por una vecina de la agresora que estudia medicina. En una mano tenía parte de los genitales que Brenda Barattini le acababa de cortar con una tijera podadora. En la otra: su teléfono celular.

Brenda tiene 26 años y permanece detenida tras el ataque.

El ataque tuvo lugar en el departamento que la joven de 26 años alquilaba desde el 2015 en la capital provincial. Mientras que la defensa de Barattini (y su familia) asegura que el ataque se produjo como respuesta a un intento de violación, los abogados del cordobés de 40 años tienen otra línea de investigación.

El defensor Carlos Nayi advirtió, según consigna el diario La Voz, que la joven se enteró por el teléfono celular de Sergio que él tenía pareja y que le había mentido. Pese a que Brenda también tenía novio y hasta planeaba casarse con él, crece la hipótesis del crimen pasional.

Sergio F. fue asistido rápido por una vecina de Brenda que estudia medicina.

“Esa noche, no hubo ningún ataque sexual de él. La hipótesis más firme es una especie de venganza premeditada de parte de la chica”, señaló una fuente de la investigación.

"No sé por qué lo hizo, es buena mina -aseguró la víctima-

La agenda: la pista que más la compromete.

La pista que más incrimina a la joven arquitecta es la agenda que secuestraron: una suerte de sangriento manual de instrucciones para cortarle el pene a su amante. En esas páginas, aparecen, además, frases como “borrar fotos en el celular” y “pedir ayuda” luego de cometer el ataque.

"No recuerdo qué corté -advirtió brenda-

La tijera y la escena del crimen.

Además, los abogados de Sergio sostienen que él había decidido terminar con el vínculo y que ella le había propuesto un último encuentro sexual a modo de despedida. “No recuerdo qué hice, sólo recuerdo que me ubiqué (sobre los genitales) en el pecho, tomé con una mano y corté con la otra”, reconoció la joven.

Por el momento, Brenda está imputada de “lesiones gravísimas calificadas por el vínculo”. Permanece detenida en la cárcel de Bouwer.

ver más