Tecnología Apagón

Angustia tecnológica: ¿por qué nos desesperamos cuando se cae Whatsapp?

Los usuarios del servicio de mensajería enloquecieron esta tarde cuando por unos minutos se cayó a nivel mundial. Te contamos qué es lo que despierta esta desesperación masiva.

En menos de 10 minutos, que fue lo que duró el apagón de WhatsApp a nivel local, la paranoia se apoderó de gran parte de los 1.000 millones de usuarios del servicio de mensajería, que sintieron que quedaron "desconectados del mundo".

La desazón se apoderó de los usuarios con el apagón de Whatsapp.

La falla del servicio de chat, propiedad de Facebook, fue reportada en numerosos puntos del mundo, según replicaban uno a uno, los desesperados usuarios. El sitio Downdetector indicó que las 16 horas de Argentina, el 52% de las conexiones mundiales se encontraban caídas.

El sitio Downdetector detectó a las 16 horas el pico de caída en las conexiones de Whatsapp.

En los últimos meses, estas caídas han sido moneda corriente, pero parece ser que ninguno de los suscriptores puede tolerar, que el mensajero no de señales de vida.

 

"Lo que en principio fue un nuevo lenguaje, una nueva forma de comunicación ahora determina el comportamiento de muchas personas y hasta son parte formadora de su identidad", indica el médico psiquiatra, José Eduardo Abadi para referirse a los servicios de mensajería y su efecto en las personas.

"El celular es ahora parte del cuerpo. Y además ocurre que a través de él, el sujeto se siente acompañado todo el tiempo", indica el especialista. "Por eso, cuando ocurre un apagón o corte del servicio, el desamparo y la sensación de abandono envuelven al sujeto", agrega.

 
 

Esa sensación de desconexión invadió las redes sociales hoy, donde cientos de personas reclamaban por una respuesta que le devolviera la activación de Whatsapp a sus teléfonos. "El miedo, la extrañeza y la sensación de que se está en peligro es lo que vivencia una persona abandonada", ejemplifica Abadi, "y así es como se sienten quienes se quedaron sin servicio".

Es un signo de estos tiempos. La tecnología se encuentra tan internalizada en la vida de las personas que  la falta de ella se vive con mucha angustia; aunque ésta varía de una a otra, según el psiquiatra.

El escritor británico Simon Sinek en el programa de televisión Inside Quest, en Estados Unidos, también hizo su reflexión sobre la influencia de la tecnología y como puede causar infelicidad.

Sucede que, en las redes sociales y los celulares se cultivan amistades superficiales. Además, esa tecnología les permite disfrutar de todo al instante y los jóvenes no aprenden a controlar la impaciencia, por lo que ante una ausencia de recepción sienten una gran frustración. Caso contrario experimentan un sentimiento de gratificación que es realmente efímero.

"Estamos creciendo en un mundo de Facebook e Instagram. No hay nada malo en las redes sociales, el problema es el desequilibrio", subraya.

ver más