Menu Big Bang! News
Comunidad

Una fecha para recordar

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Fue un fin de semana que nos dejó mucho futbolísticamente. Cómo hace mucho tiempo no sucedía, y eso es lo que me dio mas alegría. La vuelta de Tevez ya de por sí enaltecía el ambiente para que fuera un fin de semana para el recuerdo. Pero además de demostrar su calidad, el partido de Boca se vió sacudido en el buen sentido por un gol de los que ya casi no se ven, una exquisita rabona por encima del arquero por parte de Calleri, uno de los grandes proyectos de nuestro futbol que ya ha sabido demostrar su exquisita calidad por la que es buscado por distintos equipos de Europa, y por la que el Vasco no quiere soltarlo. Si el Cata Diaz hacía ese gol de chilena, cerrábamos la bombonera. Pero justo cuando creíamos que los Xeneizes se llevarían toda la atención de la fecha, un par de horas después en River volvía a brillar el Torito luego de haber sido el centro de diversas críticas, demostrando por qué es uno de los grandes ídolos del club de Nuñez, haciendo 4 goles (y otro que le anularon) y asistiendo de forma certera en una cancha siempre complicada por su tamaño.

 

Creímos que después de esto, ya se habían agotado las emociones del fin de semana, pero ni bien terminó el partido de River, en Avellaneda aparecía un tal Diego Milito poniendo el pecho literalmente para anotar el gol que le abría el partido a la Academia. Nunca se olviden de esto: Milito siempre está y siempre aparece. Así, Racing prolonga su racha de local y se prende arriba de a poco, no tan firme como el año pasado pero aún así jugando bien y claro.

 

Por si fuera poco, el día anterior San Lorenzo había dado una clase de fútbol ante Arsenal, colaborando con la idea del patón Bauza, quien muchas veces es criticado por su estilo de juego conservador y nunca muy estable. Esta vez, logró encontrarle la vuelta al partido y al equipo, lo cual le da margen a futuro y una buena base. Y hoy, Independiente le ganó a domicilio 1-0 a Temperley en un partido cerrado, pero demostrando que si quiere, puede. De a poco, a fuerza de victorias, Pellegrino está logrando despertar al Rojo, quien paso a paso comienza a subir en la tabla con la Sudamericana como objetivo principal para este semestre. El nivel alto de algunos jugadores del club de Avellaneda es destacable, pero lo más importante es que finalmente logró encontrar un nueve que sabe a lo que juega, sabe cómo hacerlo y lo hace bien. Y por si fuera poco, la mete. Si Albertengo sigue así, no le queda mucho tiempo en el fútbol argentino.

 

De esta forma y con tres partidos aún por jugarse, ya han jugado y ganado los 5 grandes, cosa que no pasaba desde hace ya casi 5 años. 196 fechas. Mucho tiempo para que algo como esto volviera a suceder. Y también, como hace bastante no ocurría, el promedio de gol hasta este momento es de 3 goles por partido, demostrando lo certeros que estuvieron la mayoría de los conjuntos esta fecha. Lo único que me queda para decir acerca de este analisis es que me di cuenta, después de todo, de que el fútbol argentino aún puede disfrutarse. Aún pueden pasar cosas buenas que nos saquen una sonrisa. Y sobre todas las cosas, nuestro fútbol aún no está tan perdido como quizás pensábamos.