Menu Big Bang! News
Comunidad

3 fundamentos para ser vegetariano

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Fundamento ético:

Uno de los principios del yoga es Ahimsa, palabra sanscrita que significa no dañar. Cuando hablamos de no dañar incluye actos, palabras y pensamientos, es uno de los principios de yama, las abstenciones de los 8 pasos del yoga de Patanjali.

El matar seres sintientes para alimentarnos es un acto que produce karma, esto significa que aunque nosotros mismos no los matemos, el comerlos promueve su muerte.

Los animarles son seres en un estado de evolución anterior al nuestro y están a nuestro cuidado y responsabilidad, alimentarnos de ellos es un abuso de poder.

Fundamento físico:

El aparato digestivo del hombre es similar al de los mamíferos que comen pasto y vegetales.

Esto es porque tienen un intestino largo, para asimilar la celulosa presente en los vegetales. Este mismo intestino largo digiriendo carne, produce putrefacción, ya que la carne tiene muchos elementos tóxicos que desechar, los que tenia el animal en el momento de morir sin digerir.

Los animales carnívoros tienen un intestino mas corto para desechar los elementos tóxicos mas rápido.

Esto produce infinitos inconvenientes en la salud de los humanos carnívoros.

Los problemas de salud provocados por la carne en los seres humanos son incontables:

Aumento del colesterol y triglicéridos, con las consecuencias de esto, como los problemas cardiacos y cerebro vasculares.

El aumento del ácido úrico, produce reumatismo, artritis, gota y uremia.
Acidifica el organismo, esto es que el organismo tiene un PH acido que es notoriamente tóxico. Produce envejecimiento precoz y aumenta la probabilidad de padecer cáncer.
Los vegetales, frutas, verduras, legumbres, semillas se digieren rápidamente y tienen un efecto alcalino en el cuerpo, esto significa que lo desintoxican, lo curan y rejuvenecen.

Fundamento espiritual:

La carne tiene una vibración rajásica, esto es una vibración que genera pensamientos de acción y violencia, irritabilidad y deseo sexual.

El animal es asesinado en une estado de angustia y estrés que queda registrado en la carne como toxinas y también a nivel energético.

Todo esto es contrario al estado que busca el practicante de yoga y meditación.

Los vegetales tienen mayor cantidad de prana o energía vital que el ser incorpora el comerlos produciendo estados mentales mas pacíficos, serenos, firmes y creativos favoreciendo la concentración y la contemplación.