Menu Big Bang! News
Comunidad

Siete hábitos para mejorar el día a día

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

1. Bostezar más: Bostezar es una de las micro-gimnasias más importantes del cuerpo. ¿Por qué? Porque conserva las mandíbulas flexibles y oxigena el cerebro. Es muy recomendable provocarse bostezos varias veces al día, además de los que surgen en forma espontánea.

2. Cargar las valijas de forma adecuada: Cuando la musculatura dorsal se tensa, suelen sufrir las extremidades superiores. ¿Cómo evitarlo? Llevando bolsos, valijas y paquetes sin flexionar los brazos y haciendo que las palmas de las manos apunten hacia adelante.

3. Sentarse mejor: Es aconsejable que las rodillas queden más altas que la pelvis, que el apoyo corporal se ubique en los glúteos y que los pies no queden colgando.

4. No utilizar ascensores: Al subir escaleras utilizamos la musculatura posterior. Cuando las bajamos, movemos los músculos delanteros. Empieza ya mismo a subir, aunque sea, desde la planta baja hasta el primer piso todos los días.

5. Masticar adecuadamente: Es algo que trasciende el mero proceso mecánico. Es una actividad que requiere lentitud, salivación, humedecimiento y mezcla. También se deben saborear los alimentos manteniendo una correcta posición de la cabeza.

6. Conservar la espalda flexible: Una o dos veces al día, coloca los pies paralelos, las rodillas levemente flexionadas y los ojos abiertos. Desde esa postura, baja la cabeza lentamente, pegando primero el mentón al pecho, inclinando luego una por una las vértebras cervicales. Continúa con las dorsales y, finalmente, con las lumbares. Mantente inclinada con la columna bien relajada unos instantes y vuelve a subir desandando el camino: primero las vértebras lumbares, después las dorsales y, por último, las cervicales.

7. Breves y necesarios descansos: A lo largo de la jornada, tomate diez minutos para "ajustar" tu cuerpo. Sentate cómoda, estira las piernas. Si tienes a mano una silla reclinable, mejor. Si no, utiliza una silla común y dos bancos, uno para apoyar la parte posterior de las rodillas, y el otro para colocar los pies. Coloca almohadones debajo de las articulaciones de las rodillas y de los tobillos.