Menu Big Bang! News
Comunidad

El hilo rojo

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Recuerdo haber estado sentado viendo Intrusos en la tele, cuando la China Suarez se apareció sin anteojos, dando su versión de los hechos acaecidos en el motorhome de la película que protagoniza, y que actualmente se encuentra en cartelera.

No obstante  saber que ahí habían pasado cosas, y que su versión no era del todo verdadera, lo que me llamó la atención fue su desenvolvimiento para con la cámara, y la capacidad para defenderse con una maestría digna de una genia, más aún teniendo en cuenta los pocos 24 abriles con los que carga.

El lector podrá pensar, que parte del magnetismo fue producto de la belleza, no obstante; para mi fue obvio que ahí había algo más; su genialidad como actriz.

Fue así que llegado el momento surgió la oportunidad de ver la película, propuesta realizada por el tío de una amiga, a la que asentí al recordar lo que había visto, queriendo comprobar si mi corazonada era correcta, o si simplemente mi brújula se había roto, o siempre lo había estado.

La película fue un carrousel de emociones, y me sorprendió la capacidad de la china para expresar con la maestría de una actriz de experiencia; confusión, tristeza, amor, conflicto, pasión, seducción y llanto. Lo que se dice una actriz todo terreno.

Cúantas actrices argentinas de su edad pueden cargar con la tamaña exposición de un protagónico con la maestría que ella lo ha hecho en la susodicha película. Creo que pocas.

Pocas veces en mi vida he sentido tan fuertemente la sensación de que acá hay materia prima para cosas muy muy grosas, junto con la aceptación de que aún con un par de años más sobre esta tierra, no hay nada que pueda yo enseñarle a ella en un hipotético e improbable encuentro, teniendo que arrodillado a sus pies aceptar el hecho de estar ante una precoz estrella capaz de iluminar, HOY, todo occidente con su inconmensurable talento. Cuidemoslá, la China vale oro. ARGENTINA!! ARGENTINA!!!