Menu Big Bang! News
Comunidad

Cómo funcionan los siniestros clanes que esclavizan mujeres

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Dentro de los denominados clanes u organizaciones con fines de explotación sexual, varias  personas participan con distintas funciones, algunos se dedican a la captación de mujeres mayores de edad, en su mayoría de nacionalidad extranjera, o menores residentes en este país u oriundas directamente de su país de origen, ofreciéndoles a cambio la realización de actividades relacionadas con fines de explotación sexual, y se las recibe en distintos lugares donde se ejercen dichas actividades.

Es muy difícil que las mujeres en esa situación sean individualizadas por cuanto suelen utilizar distintos nombres de fantasía.
Estas mujeres fueron cooptadas en iglesias, bailes, boliches, a través de “amigas”, “novios”, en guardias de hospitales, por aborteros, o en las largas filas de los consulados, en el caso de las extranjeras. 

Miles de mujeres son víctimas de la trata.

Abusándose de sus situaciones de vulnerabilidad y a través de engaños y fraudes, a las que mantienen en esa situación a través de amenazas y otros medios de coerción, engaño e intimidación, tanto durante la realización de dichas actividades, como con posterioridad a la intervención de la justicia, por lo que es muy dificultoso lograr un juicio oral.

El clan siniestro

El clan promueve facilita y explota económicamente la prostitución de mujeres, además a través de la administración de las casas de tolerancia o departamentos privados, los que ya han comenzado a naturalizarse dentro del tejido urbano. En estos domicilios  las mujeres  ingresan y esperan que las pasen a buscar los clientes, que las llevan a distintos hoteles alojamiento o al domicilio de quienes requieren el llamado servicio por la página Web.
Es así que los clientes luego de visitar una página Web se contactan telefónicamente a una línea de teléfono, en la que se promociona y ofrece  a los clientes dicha actividad y se exhiben diversas fotografías para facilitar la elección de los requirentes. 

Es un crimen que mueve miles de millones en todo el mundo.

Asimismo, algunas de las mujeres  relacionadas con esta actividad residen en una vivienda propiedad de los captores.-
El cliente, que contacta por la pagina un servicio, y advierte, que intervienen menores, es parte de la cadena necesaria para que mujeres menores que llegan engañadas a la Argentina, porque les ofrecen trabajo para cuidar niños o ancianos, y que luego son sometidas a  28 horas de trabajo seguidas, enfermas algunas veces, otras consumiendo drogas, continúen en esa situación.

Los clientes

En algunos casos también los clientes participan de una especie de foros dentro de las páginas web,  donde los propios clientes entre si comentan y  denigran a las mujeres de manera imposible de reproducir.
Los clientes llaman constantemente para pedir el servicio de chicas, y también para ejercer sus derechos de defensa al consumidor, tal es así que se quejan de la frialdad de algunas, exigen menores o nuevas y lo más severamente preocupante, no usar preservativo. 
Dicha exigencia aumenta el monto del servicio en 25 pesos. Sí, 25 pesos. 

Susana Trimarco lucha por su hija Verón. Emblema de la lucha contra la trata.

Refugios perversos

El privado o departamento funciona como una suerte de administración de la actividad, en la que hay una base de datos de registro de todos los clientes, con sus nombres, tipos de automóviles y patentes, domicilios y teléfonos, lo cual sería una condición requerida para llevarse o enviar a las chicas.
La actividad se desarrolla de lunes a viernes de 16:30 hasta las 5 de la mañaña; los sábados y los domingos desde las 16:30 hasta 8 AM.
Muchas de las chicas que realizan esa tarea de explotación sexual, tienen llave de acceso al edificio e ingresan y egresan con sus propias llaves, o llaman por teléfono para que les abran la puerta. Nadie toca timbre.
Todas llegan al domicilio por sus propios medios y luego de cumplida la jornada laboral, se retiran por sus propios medios, solas. Todas están fotografiadas y publicadas en las páginas
Desde ahí se advierten distintos requerimientos hacia ellas, quienes las piden, las horas pautadas o reservadas, los datos de individualización de los clientes (datos del automotor marca y patente, color, datos personales, domicilios, vestimenta), las nacionalidades de las mujeres, sus edades  y los aranceles con que se evalúa dicha actividad (oscilan entre los 400 y 450).-
Las mujeres  también deben llamar  a los teléfonos en cuestión para reportarse si llegaron o les falta para terminar el servicio, o les ordenan que ya vuelvan, o convienen extender la hora, o se les avisa que ya cumplieron la hora y deben trasladarse a otro domicilio o volver al privado.

No suelen dar la dirección del privado sino uno de la vereda del frente, vereda impar  siendo par el del  destino
Allí esperan el traslado. Si. Como los presos. Esperan el traslado. 
En éste contexto el cliente es necesario, parte y determinante para que el flagelo de la trata exista y se viralice, habría que discutir la participación en la consumación del delito. El cliente financia, exige y reclama. No todos son derechos. Habría que difundir el alcance de la responsabilidad y de la conducta típica, de quienes participan de la actividad y ergo la posibilitan.