Menu Big Bang! News
Comunidad

Dieta Post Fiestas: Recupera la silueta en 7 días

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Dieta PosFiestas además de depurar y renovar el organismo permite deshinchar todo el cuerpo y por ende bajar de peso. Los alimentos que se proponen contienen una importante cantidad de vitaminas, minerales, fibra y agua. Estos elementos además de permitir la eliminación de las toxinas, producen una revitalización general de todos los órganos del cuerpo (principalmente el hígado y los riñones). Así, el organismo consigue reponerse de los excesos de comida de manera rápida y natural preparándose para trabajar nuevamente al cien por cien.
Por otro lado, los antioxidantes como la vitamina C y E, el beta caroteno, el zinc y el selenio, contrarrestan el efecto que las sustancias nocivas (conocidas como radicales libres) producen en el metabolismo. Y para que la dieta sea realmente eficaz y cumpla con todos sus objetivos, es preciso incorporar una importante cantidad de frutas y verduras, ya que son las fuentes más importantes de los componentes depurativos ya que contienen agua y fibra.

*Importante: Las mujeres embarazadas o en período de lactancia no pueden seguir esta dieta. Tampoco pueden llevarla a cabo las personas que padecen algún problema de salud. Como las necesidades energéticas son diferentes entre cada persona y la dieta tiene un carácter genérico, ante cualquier duda consulta a un médico.

Pautas generales que debes adoptar durante la Dieta PosFiestas

• Bebe abundante agua mineral fresca durante todo el día. Lo ideal son 2 litros diarios y siempre fuera de las comidas. También las tisanas naturales son muy buenas y además poseen un efecto depurativo mayor que el agua.
• Bebe al levantarte y antes de acostarte una “infusión purificadora” preparada de la siguiente forma: en un litro de agua pon a hervir una cucharada de manzanilla, una de diente de león y una cola de caballo. Cuela el preparado y bebe una taza de la infusión (siempre tibia). Un litro rinde para cuatro tomas (2 días), luego repites la preparación.
• Los batidos de frutas con agua son grandes aliados de las dietas depurativas. Si sentís hambre, nada mejor que beber vaso de batido natural de frutas sin azúcar. Se preparan generalmente con un vaso de agua y cualquier tipo de fruta. También los jugos de frutas exprimidos (naranja o pomelo) son ideales para beber durante todo el día.

Importante: Recuerda que por tratarse de una dieta depurativa no debes seguirla más de 7 días, ya que la carencia de ciertos nutrientes y la escasez de calorías puede incidir en el normal funcionamiento de tu cuerpo. Por eso luego de la semana de dieta es preciso retomar una alimentación equilibrada que incluya una importante variedad y cantidad de comidas sanas. Excepcionalmente puedes decidir extender la dieta por siete días más, pero sólo por ese período de tiempo. Aunque la composición nutricional de la Dieta PosFiestas permite cumplir con su objetivo en sólo una semana.

EL DESAYUNO PARA TODOS LOS DÍAS DE LA DIETA

El desayuno es la primera comida del día, y quizá la más importante. A través de él debemos proveerle al cuerpo lo nutrientes necesarios como para comenzar el día con energía y vigor, pero sin descuidar el aspecto depurativo. Por eso para la Dieta Post Fiestas se propone un desayuno súper energético (repetir los siete días):
• Una taza de té verde, blanco o alguna otra hierba natural depurativa (manzanilla, menta o boldo).
• Una o dos rebanadas de pan integral untadas con queso blanco descremado (se puede reemplazar con ricota magra o requesón magro). Puedes tostar el pan para hacerlo más digerible.
• Una porción de postre energético preparado de la siguiente manera: Moler (en procesadora o molinillo de café) una cucharada de semillas de girasol, una de semillas de lino y otra de semillas de sésamo. Luego mezclar la harina resultante con 200 gramos de yogur descremado natural o leche de soja natural con una fruta fresca rallada o cortada en trozos a elección (debe estar bien madura). Finalmente se agrega una cucharadita de germen de trigo.

COLACIONES (A MEDIA MAÑANA Y MEDIA TARDE)

Para todos los días de la dieta debes incorporar al menos dos mini comidas además del desayuno, almuerzo, merienda y cena. La primera es a media mañana y la segunda a media tarde entre merienda y cena. La división de comidas te asegura una óptima activación del metabolismo y eliminación de toxinas. Generalmente los excesos de comidas se producen por atracones, es decir, se come mucho una o dos veces en el día (como sucede en la época de las Fiestas Navideñas).
Estas colaciones pueden ser (elegir una opción por vez): un pote de yogur con frutas, un puñado de almendras o nueces mezclados con pasas (de uva), jugos cítricos exprimidos (naranja o pomelo), batidos de fruta a gusto con agua o leche descremada (sin azúcar), una fruta de estación, cereales en copos con una fruta cocida (al horno o tipo compota), emparedado de pan integral con verduras (crudas o cocidas), una porción de tofu o requesón con mermelada casera de frutas, infusión de té blanco con una o dos galletas con cereales.

Nota:
- Utilizar edulcorante para bebidas y comidas en reemplazo del azúcar blanco.
- Utilizar muy poca sal y sólo sal marina. Reemplazar la sal con hierbas aromáticas.
- Aliñar ensaladas y verduras cocidas con aceite de oliva o girasol, limón y/o vinagre de manzana.
- Incorporar uno o dos huevos (hervidos o pasados por agua) durante la semana de dieta en alguno de los almuerzos, o como un tentempié (por ejemplo, sobre una rodaja de pan integral).

Día 1
Almuerzo
- 1 porción de ensalada mixta de vegetales crudos (lechuga, tomate, apio, zanahoria y remolacha ralladas).
- 1 porción de puré de verduras.
- 2 manzanas medianas asadas.
Merienda
- 1 taza de infusión de té verde o té blanco.
- 6 almendras.
Cena
- 1 porción de ensalada primavera (zanahoria, papa, zapallito verde y calabacín).
- 1 porción de queso duro magro o descremado con una cucharada de miel.
- 1 naranja.

Día 2
Almuerzo
- 1 porción de fideos integrales con salsa de tomate natural.
- 1 porción de puerros con zanahoria.
- 1 pera o manzana.
Merienda
- 1 taza de infusión de té verde o té blanco.
- 1 puñado de pasas de uvas.
Cena
- 1 porción de puré de zanahoria.
- 1 porción de acelga con papas.
- 1 pote de yogur natural.

Día 3
Almuerzo
- 1 porción de garbanzos con verduras hervidas al vapor.
- 1 porción de ensalada mixta de vegetales crudos.
- 1 kiwi
Merienda
- 1 taza de infusión de té verde o té blanco.
- 3 orejones en compota.
Cena
- 1 porción de ensalada variada de vegetales cocidos (a elección).
- 1 plato de porotos o lentejas.
- 1 manzana.

Día 4
Almuerzo
- 1 porción de ensalada de endibias.
- 1 plato de verduras de estación con una papa asada.
- 1 porción de compota de frutas.
Merienda
- 1 taza de infusión de té verde o té blanco.
- 3 a 5 ciruelas en compota sin azúcar.
Cena
- 1 porción de espinacas hervidas con una clara de huevo batida.
- 1 porción de requesón con miel o queso no graso.
- 1 pote de yogur natural.

Día 5
Almuerzo
- 1 plato de sopa de verduras.
- 1 porción de merluza al horno con limón y papas asadas (al horno).
- 1 porción de ensalada de frutas.
Merienda
- 1 taza de infusión de té verde o té blanco.
- 4 higos secos.
Cena
- 1 porción de puré de verduras.
- 1 porción de tortilla de arvejas con cebolla y clara de huevos.
- 1 naranja.

Día 6
Almuerzo
- 1 porción de ensalada mixta.
- 1 porción de pastas frescas con salsa natural de tomates.
- 2 manzanas chicas asadas.
Merienda
- 1 taza de infusión de té verde o té blanco.
- 6 almendras.
Cena
- 1 plato de alubias verdes con papas.
- 1 porción de ensalada de verduras crudas (a elección).
- 1 pote de yogur natural descremado.

Día 7
Almuerzo
- 1 porción de ensalada mixta con verduras crudas (a elección).
- 1 plato de arroz integral con brócoli.
- 1 kiwi.
Merienda
- 1 taza de infusión de té verde o té blanco.
- 1 puñado de pasas de uva o un racimo de uvas frescas.
Cena
- 1 plato de sopa de verduras.
- Medio filete de merluza al horno condimentado con verduras (cebolla, tomate y morrón).
- 1 porción de compota de frutas.

Pautas para evitar los excesos de comida en las Fiestas

La doctora Michelle May, especialista en nutrición y autora del bestseller 'Eat What You Love, Love What You Eat' (Come lo que amas, ama lo que comes), propone una serie de consejos basados en experimentar el verdadero placer por la comida. La clave consiste en comer con conciencia, disfrutando plenamente de la comida y evitando así los indeseables excesos. Las pautas que describe May son las siguientes:

• Date cuenta de qué tan hambriento estás. Si aún no tienes hambre, date cuenta de las razones por las que quieres comer. Si son razones sociales, entonces sé social un rato más, y después comerás cuando tengas hambre.

• Decide cómo quieres sentirte cuando termines de comer. ¿Lleno y miserable? ¿O cómodo y contento? Comer la cantidad correcta de comida no se trata de qué tan rica está, sino de sentirse bien. Llena tu plato o pide de acuerdo a esto.

• Elige comida cuidadosamente preguntándote a ti mismo qué es lo que quieres y lo que necesitas. No desperdicies tu apetito en algo que no amas. Mentalmente describe la manera en que ordenarás la mesa y el ambiente. Pon atención a los aromas, colores, texturas y presentación de la comida.

• Antes de comer, tómate un momento para agradecer sinceramente de dónde viene tu comida, incluyendo a toda la gente que invirtió tiempo, esfuerzo y talento en ella, para que esta pudiera llegar a tu plato.

• Toma bocados pequeños. Sólo tienes papilas gustativas en la lengua, así que los sabores de un bocado grande se pierden en tus dientes, mejillas y en el paladar. Percibe los sabores y texturas de la comida en tu lengua, y luego comienza suavemente a masticar. Respira los sabores, ya que lo salado, dulce, amargo y ácido proviene de los aromas.

• Deja tu tenedor entre bocados. Si comienzas a llenar de nuevo tu tenedor, tu atención se centrará en el siguiente bocado, no en lo que estás comiendo ahora mismo. Y si estás enfocado en el siguiente bocado en lugar del que tienes en la boca, no dejarás de comer hasta que no haya nada que poner en tus cubiertos.

• Come lentamente. Date cuenta de cómo la comida genera sensación de saciedad. Haz pausas de varios minutos durante la comida para reconectarte con tu hambre y tus sensaciones de estar satisfecho y estar disfrutando la comida. El cerebro tarda unos 20 minutos en recibir las señales de saciedad desde que la comida ingresa al estómago. Si comes con pausa, comerás menos, te sentirás satisfecha y al mismo tiempo con el cuerpo liviano.

• No comas como si el mundo se acabara mañana. Recuérdate a ti mismo que puedes comer más después o en otra ocasión, para que no haya necesidad de comerte todo en una sentada y arruinar tu experiencia al sentirte muy lleno.